26/10/10

Negocios entre familiares y amigos

Emilia e Ileana estudiaron Medicina juntas y, una vez graduadas, decidieron emprender un negocio propio. Así nació el spa que hoy manejan, en el cual concentran esfuerzos profesionales y económicos, recibiendo satisfacciones en medio de situaciones complicadas. Antes de asociarse, establecieron los objetivos de su empresa en la búsqueda de alcanzar el éxito como empresarias sin que esto perjudique su amistad.

Al revisar las estadísticas encontramos que en los negocios que tienen como dueños a familiares o amigos, menos de una tercera parte sobrevive de la primera generación a la segunda. Y de los que llegan a la segunda generación, la mitad desaparece antes de pasar a la tercera. Para manejar una sociedad en la que la amistad o los nexos familiares están de por medio, hay que establecer un límite entre lo laboral y lo afectivo.

Desde el principio hay que poner reglas claras. Se deben establecer claramente los objetivos que se persiguen, ya que, normalmente, el comienzo está relacionado con una oportunidad de generar dinero con el talento y capital de los socios, aprovechando una oportunidad del mercado. No se considera que lo que ocurra más adelante puede afectar la relación existente entre los accionistas.

La comunicación es fundamental en el manejo de los distintos aspectos relacionados con la gestión de la compañía. Desde el principio es necesario hacer una distribución de las tareas y funciones, considerando las fortalezas y talentos de los accionistas y demás personas que participan en la empresa. También es importante establecer el sueldo en función de las responsabilidades de cada persona.

La competitividad de un negocio está estrechamente relacionada con la integración de sus miembros y su capacidad de funcionar como un equipo, con visión y objetivos comunes. Los conflictos personales deben dejarse fuera del sitio de trabajo y se debe procurar que la relación laboral esté basada en la honestidad, flexibilidad y compatibilidad de intereses de los miembros del talento humano.

Emilia e Ileana evitan tratar asuntos personales o familiares en la oficina, siempre dan su opinión sincera con un buena argumento, procurando aportar ideas que fortalezcan el negocio. Desde el principio, dejan por escrito los acuerdos importantes y aportan sus talentos que, al complementarse, logran una gestión equilibrada, encaminada a alcanzar el éxito en términos financieros y profesionales

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga

http://primicias24.com/nacionales/isabel-idarraga-negocios-entre-familiares-y-amigos/

http://primicias24.com/nacionales/isabel-idarraga-negocios-entre-familiares-y-amigos/

18/10/10

La economía entra por la cocina

Ernesto regresa a casa, luego de su jornada, y con preocupación le comenta a Carlota, “me inquieta el aumento de los precios mientras mi sueldo se mantiene igual, tenemos que hacer algo”. Carlota llama a su amiga y gurú financiero, Mariela, y le pide ayuda para encontrar oportunidades de ahorro en el manejo del hogar. Después de una larga conversación, Carlota está lista para recortar gastos en su cocina.

La cocina de un hogar se lleva buena parte del presupuesto familiar, por ser allí donde se da la satisfacción de la necesidad básica de alimentación. Es, por lo tanto, una de las áreas en las que hay que aplicar conceptos de uso racional de los recursos, presupuesto de gastos, compras inteligentes, gasto moderado y establecimiento de metas en la búsqueda de una mejor utilización del dinero.

Carlota elabora un menú semanal que le servirá de base para hacer la lista del mercado y con ello, evitar compras improvisadas. Adicionalmente, podrá utilizar mejor los alimentos al adquirir los de la temporada con mejores precios y frescura. Recuerda que tiene varios libros de recetas y es buen momento para revisarlos en la búsqueda de diferentes formas de preparar un mismo alimento.

“Debo retomar el hábito, un poco olvidado, de revisar y comparar precios cuando visito el supermercado”, piensa Carlota. Seguramente, desaprovechamos buenas ofertas al pretender hacer mercado en cinco minutos. En estos tiempos, se impone, incluso, la visita a varios establecimientos en nuestro afán de adquirir más y mejores productos con un presupuesto, cada vez más limitado.

El desperdicio de alimentos debe erradicarse de nuestras casas, comprando lo justo según el menú de la semana o mes. Por otra parte, los alimentos que sobran de una comida, pueden ser aprovechados y, con un poco de imaginación, servir de base para suculentas presentaciones, tales como croquetas, pastelitos y lasañas. Nuestros padres e Internet son una buena fuente de ideas para nuevas recetas.

En la medida en que tomemos conciencia de que en la cocina tenemos muchas oportunidades de ahorro, innovaremos en nuestras técnicas. Podemos darle a los alimentos la cocción requerida, usar las cantidades apropiadas, cuidar los utensilios de cocina y darles el mantenimiento preventivo adecuado. Hay mucho por aprender cada día en beneficio del presupuesto familiar y, con ello, del bienestar de los nuestros.


isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga
www.acn.com.ve/nacionales/nacional/17163-la-economia-entra-por-la-cocina.html

11/10/10

Estudios en línea, la nueva forma de aprender

Marisol, está consciente de la necesidad de actualizar conocimientos profesionales: Su título de Urbanista y su postgrado en Mercadeo se quedan cortos ante los cambios presentes en su área laboral, en el que la competencia es cada vez más fuerte. Sin embargo, sus responsabilidades con su nuevo hogar le hacen evaluar alternativas que le permitan estudiar a distancia, razón por la que evalúa la formación en línea ( E learning).

Nuestro estilo de vida, en el que los costos de mantener nuestro nivel de se han incrementado, en el que la movilidad dentro de las ciudades se ha hecho mas complicada y la competencia exige la constante capacitación, el E learning ha venido a llenar un espacio importante en la vida profesional de personas ávidas de conocimiento y que cuentan con presupuesto y tiempo limitado.

Esta modalidad de estudio, que toma a la Internet como plataforma, ha venido ganado seguidores al permitir el acceso a formación que en otros tiempos era impensable. Hace posible el ahorro de tiempo, al no requerir de traslado a un salón de clases, manteniendo altos estándares de calidad de retención y transferencia del aprendizaje con la posibilidad de contar con excelentes instructores y buen material de apoyo

Este tipo de capacitación hace posible la reducción de costos de viaje, traslado, hospedaje y alimentación, al hacer posible el acceso al aula con una computadora y acceso a Internet. A esto se suma, la oferta de precios inferiores a los de cursos presenciales y la flexibilidad de acceso en horario adaptado a la agenda profesional y personal del alumno, quien construye su propio horario.

Esta elasticidad del aprendizaje en línea permite al usuario definir su propio ritmo de estudio en función de sus circunstancias y objetivos. El hecho de que las presentaciones estén grabadas permite asistir a parte de las sesiones o entrar nuevamente a clase. Así mismo, es posible la interacción con compañeros de estudio ubicados en otras ciudades y países, a través de los foros en línea.

Se estima que esta manera de estudio seguirá extendiéndose ante el aumento en el uso de actividades en línea. Recientemente, Bill Gates dio su opinión al respecto al declarar “Las mejores clases magistrales del mundo se impartirán en breve en Internet. Y es que, un curso en línea bien construido no solo puede ser más rápido y menos costoso que los entrenamientos de aula, sino más eficiente.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga

4/10/10

La inversión en formación y capacitación



Juan y Mariela  suelen compartir ideas acerca del manejo de sus respectivas empresas. La elaboración del presupuesto para el próximo año, los lleva a analizar la importancia de destinar recursos a  capacitar al  personal. Ambos son de la opinión de que la inversión en formación está directamente relacionada con la calidad de la empresa y contribuye a aumentar el capital de la misma.

Anteriormente, las organizaciones veían el adiestramiento como un gasto, algunas veces necesario. Actualmente, ante los cambios cada vez más rápidos que se dan en los mercados y la mayor competencia existente, los directivos han comprendido la importancia de que el  personal bajo su supervisión sea capaz de actuar exitosamente, aún en condiciones adversas, para lo cual requieren de aprendizaje apropiado y oportuno.

Las empresas se interesan por evaluar el retorno en los resultados obtenidos al final del ejercicio económico, del esfuerzo realizado para proporcionar a los trabajadores nuevas destrezas y actualización de conocimientos. Se considera que la inversión en capacitación debe generar beneficios y añadir valor a la organización, para ser considerada como tal.

Las organizaciones que cuentan con objetivos claros y definidos, tienen mayores probabilidades de que las actividades de entrenamiento en las que participen generen retorno sobre la inversión.  Logran que la formación incida en resultados positivos, como una mejor atención a clientes, reducción de costos en procesos productivos e innovación en la calidad de los productos que elaboran y los servicios que ofrecen.

En tiempos de crisis, los gerentes se afanan en controlar los costos y, muchos de ellos, reducen el presupuesto destinado inicialmente al la capacitación del talento humano. Olvidan que, justamente en esos momentos, es cuando la empresa requiere de personal capaz de contribuir a alcanzar las metas trazadas, para lo que el conocimiento es un ingrediente primordial.

Juan y Mariela concluyen que en el presupuesto anual es imperativo incluir una partida para capacitación del personal, en función de los objetivos establecidos. Están de acuerdo en que un buen plan de entrenamiento incrementa las probabilidades de convertir la formación  en un generador de beneficios que añada valor a la organización y le permita mantener su posición en el mercado.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga


2/10/10

Consumo en función de mi situación económica








“Hay que guardar para los momentos de vacas flacas” comenta Roberto y, Luis Ernesto, quien tiene 18 años, le pregunta: ¿Abuelo, por que  repites esa oración como una letanía?. Es que a lo largo de la vida, hay momentos de bonanza y de escasez, son ciclos que se repiten. Con los años, he aprendido que ahorrando más en épocas de abundancia, tendré suficiente para las épocas de crisis, responde Roberto.

A propósito de la reciente crisis mundial, se han presentado cambios importantes en el hábito de consumo de las personas. Las necesidades se han reconfigurado, unas se han reducido, mientras que otras han tomado mayor importancia dentro del estilo de vida de las personas. Los consumidores cambian sus aspiraciones de crecer por anhelos de mantenerse, protegerse y sobrevivir en lo laboral, económico y social.

Las épocas de bonanza económica propician la realización de proyectos que estaban guardados, ya sean de carácter personal o profesional. Es la época para emprender riesgos mayores aprovechando las oportunidades de los mercados, es momento para adquirir una vivienda, iniciar un negocio propio, hacer un postgrado en el exterior, viajar a Europa con la familia e invertir en monedas duras y planes de ahorro.

Mientras que, al cambiar el panorama, el consumo se limita a lo estrictamente necesario, se toma mayor conciencia del valor y costo de los bienes y servicios, se buscan actividades sociales menos costosas, surgen las gratificaciones con pequeñas compras  como compensación a la imposibilidad de grandes adquisiciones como el carro último momento o el cambio de vivienda y se cuida mas la salud.

Personas, que mantienen su nivel de ingresos y  capacidad de consumo, se sienten atemorizadas ante las vicisitudes del entorno, por lo que toman comportamientos bastante prudentes. La necesidad de seguridad adquiere un papel más relevante en sus vidas e influye en sus hábitos de consumo. Es así, como algunos cambian su vehículo de lujo por uno más modesto y otros aumentan el porcentaje de ahorro.

Estos son los consumidores responsables o inteligentes que, si bien, no  necesitan reducir sus consumos por motivos económicos, sienten que las circunstancias así lo ameritan. Consideran que deben actuar preventivamente,   de manera que los efectos de las crisis no los alcancen  o que, de ser así, el efecto pueda ser minimizado, como consecuencia de su actitud austera, racional y responsable.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabel.idarraga   


Conversemos acerca del regreso a clases

Ernesto y Carlota ven el inicio del año escolar con angustia y preocupación ante el costo de una buena formación académica para sus hijos. Acuden a Juan para conocer la estrategia que le permite a su familia  estar lista para la llegada de este momento, haciendo los ahorros necesarios con antelación para no padecer en el momento de la compra  de útiles y uniformes, contando con la participación de sus niños.

El comienzo de la actividad escolar es fuente de dolores de cabeza para padres y representantes ante la cantidad de dinero requerida para dotar a los estudiantes de los materiales requeridos en su centro de estudios. A esto se suman el pago de la inscripción y las  actividades extra escolares para completar su formación. La mayoría de los padres no involucra a sus hijos en esta actividad.

Sin embargo, no ven que el inicio de clases es una excelente oportunidad para probar las ventajas de la planificación de los gastos, así como para enseñar a los niños las bondades de la planificación, el presupuesto, las  compras inteligentes y el ahorro. Juan y su esposa, Mariela, aprovechan cualquier ocasión que se presenta para fomentar en sus hijos nociones de Finanzas personales, que serán de gran provecho para su futuro.

El comienzo de clases es momento excelente para que los padres incorporen a sus niños en la materia, manejando el tema como algo natural, invitándolos a participar en la elaboración del presupuesto, en el establecimiento de las metas de ahorro para cumplir con el mismo, de revisar que materiales están en buen estado, de conseguir personas para intercambiar libros y guías de estudio.

Los hijos de Juan han adquirido, desde pequeños, el hábito de cuidar los útiles escolares, de usar todas las hojas de los cuadernos, no rayar ni maltratar los libros e intercambiarlos por los del próximo año escolar, ahorrar parte de la mesada para sus propias compras.  Estos niños ven como sus padres se turnan con los vecinos para llevarlos al colegio, con lo que ahorran combustible y tiempo.

La próxima vez que debamos abordar estos temas, recordemos que al hacerlo en la tranquilidad del hogar, como un tema más de los que conciernen a una familia, estamos aprovechando una gran oportunidad para sensibilizar a nuestros hijos respecto a la importancia del ahorro y la planificación y, para trabajar con ellos habilidades que les ayudarán en el futuro a tener finanzas personales sanas.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga   

Diferencia entre Gasto e Inversión

Miguel ha venido ahorrando para tomar un curso relacionado con su sueño de dirigir un equipo de fútbol y, justo ahora, cuando tiene el dinero completo, se entera  que su equipo favorito de rock viene a la ciudad. Duda entre mantener su objetivo de ahorro o comprar una entrada para el concierto. Es momento de solicitar apoyo a sus padres para tomar una decisión entre la disyuntiva de invertir o gastar.

El gasto es la compra que satisface necesidades y deseos, tiene poco impacto en la creación de riqueza. Parte de los gastos nos permiten mantenernos en buena forma, realizar actividades profesionales y brindarnos satisfacción. El aire acondicionado en la oficina, el gimnasio y el condominio aportan valor a nuestra calidad de vida, mientra que los gastos en exceso afectan nuestro presupuesto.

Por su parte, la inversión es la vía para incrementar el patrimonio personal o familiar, supone el destinar fondos a la adquisición de bienes con la esperanza de que su valor se incremente en el tiempo o que  generen una renta. La compra de una vivienda, los estudios universitarios, la puesta en marcha de un negocio propio son inversiones que mejorarán el patrimonio futuro de la familia.

Para desarrollar de manera eficiente nuestras finanzas personales, es de gran apoyo la capacidad de diferenciar un gasto de una inversión. Este conocimiento ayuda a la organización y planificación del uso del dinero y la elaboración del presupuesto personal en la búsqueda de unos objetivos previamente establecidos, entre los que se cuentan el incremento del patrimonio personal y la seguridad familiar.
Miguel tiene un objetivo profesional, a pesar de su corta edad, y ahorra dinero para invertirlo en entrenamiento en función de su sueño. Se encuentra con un deseo que quiere satisfacer, cuya consecuencia es la postergación de sus planes a mediano plazo. Luego de analizar las consecuencias de su decisión, finalmente decide continuar su plan inicial y guardar dinero adicional para evitar disyuntivas como la presente.
La línea que separa el gasto de la inversión muchas veces es difusa.  Teóricamente la inversión es un gasto unido a la expectativa de la producción de rendimientos en el tiempo. El gasto resta oportunidades de incrementar el patrimonio personal, por lo que hay que cuidarse de no caer en excesos. La moderación es la mejor alternativa de consumo cuando hay metas claras por alcanzar

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga   

La Tecnología, fuente de ahorro

Para personas como Rafael, médico de 30 años, el uso de la tecnología forma parte de su rutina diaria. Usa su teléfono celular para llevar la agenda de cada día y leer noticias relacionadas con su especialidad; hace transacciones bancarias por Internet, conversa con sus amigos a través de una computadora y toma cursos de mejoramiento profesional en línea. Constantemente pregona las bondades del uso de estas herramientas.
El desarrollo tecnológico de los últimos años ha permitido la reducción de tiempo en la ejecución de múltiples actividades, ha incidido en la disminución de los costos de infinidad de procesos, ha propiciado la masificación de las comunicaciones y el acceso a servicios antes prohibidos para buena parte de la población. El buen uso de la tecnología ha ayudado al hombre a ahorrar dinero, tiempo y recursos.
Los empresarios vanguardistas han incorporado a sus organizaciones  servicios como los de conferencias de audio y video, mensajería instantánea y redes sociales. El uso inteligente de estas herramientas   permite elevar la calidad de sus productos y servicios, brindar atención personalizada y oportuna a sus clientes, llevar entrenamiento en línea al personal, optimizar procesos de negocios y reducción de costos.
Rafael utiliza Internet para actividades tan sencillas como el pago de servicios, hipoteca y nómina. Sincroniza su teléfono celular con algunas funciones del Outlook tales como calendario, correo electrónico y listas de tareas, que son de gran utilidad cuando viaja. Hace llamadas telefónicas de larga distancia con un programa VoIP que es mucho más económico que el servicio de telefonía fija o celular.
Cada uno de nosotros puede valerse de la tecnología que está a su alcance, dentro de las que se cuentan muchas de acceso gratuito para organizar agendas, realizar pagos de servicios, transferir dinero a la cuenta de ahorro, archivar documentos importantes como títulos de propiedad, pasaporte y fotografías. Podemos controlar nuestra salud con equipos como los medidores de tensión y del ritmo cardíaco.
Aprovechemos pues, los adelantos tecnológicos que puedan ayudarnos a ahorrar tiempo, dinero y recursos. Usemos servicios como Skype o VoIP para llamar a nuestros familiares y amigos  que viven fuera del país. Dejemos de visitar oficinas de proveedores de servicio e instituciones financieras y hagamos los pagos desde nuestra casa, así ahorramos gasolina y compartimos un rato mas con nuestros seres queridos.

isabel.idarraga@gmail.com