30/10/11

Mírate en ese espejo

Marisol y Emilia conversan acerca de sus prácticas de finanzas personales con la intención de intercambiar ideas para mejorar el uso que le dan a su dinero. Marisol quiere saber qué medidas tomó Emilia cuando se enfrentó a un gran endeudamiento debido a su afición a las compras compulsivas. Emilia, por su parte, quiere compartir con su amiga una de las herramientas que utilizó y que ahora muestra a todas las personas que estén en situación parecida a la que ella vivió.

La mayoría de nosotros soñamos con tener suficiente dinero para adquirir los bienes y servicios que consideramos necesarios para tener un buen nivel de vida así como para satisfacer nuestros deseos. Sin embargo, pocos analizamos los hábitos de consumo y, mucho menos, consideramos que pequeños cambios en la forma de utilizar nuestros ingresos nos darán oportunidades de ahorro. Medir nuestro estilo de comprar es muy sencillo y solamente se requiere de cierta disciplina para hacerlo.

Hay una manera muy fácil de evaluar como utilizamos el dinero y mostrarnos una imagen de cuáles son nuestros hábitos de consumo. Se requiere de un papel y un lápiz para activar al “Chismoso” que todas las noches nos dirá en que usamos nuestros ingresos y a que categoría, necesidad o deseo, corresponden los desembolsos realizados, bien sea con efectivo, tarjeta de débito, cheque o tarjeta de crédito. Incluso, se considera en esta lista a las deudas que se adquieren durante el día.

Al hacer esto diariamente durante, por lo menos un mes, tendremos un perfil de nuestro estilo de consumo. Cada semana revisaremos la información y sabremos si la compra estaba justificada, planificada o correspondió a un impulso del momento. ¿Era necesario adquirir ese par de “zapatos verdes” solamente porque estaban en oferta? Probablemente nunca nos los pondremos, pero obedecimos al deseo y no nos habríamos dado cuenta de ello si no hubiéramos realizado este control.

Este “chismoso” será una especie de espejo que nos traerá la fotografía de quienes somos. Y, lo mejor de todo, puede convertirse en nuestro mejor aliado, para hacer los cambios que queremos llevar a cabo para ordenar nuestras finanzas personales en función de nuestros objetivos y metas. Es una herramienta que está al alcance de todos y solamente requiere de sentido común y disciplina para activarla y disfrutar de los beneficios que nos puede ofrecer.

Emilia cuenta que al principio le costó reconocer su forma de actuar en cada visita que hacía a un centro comercial. Si no tenía efectivo, recurría a la tarjeta de crédito para aprovechar las ofertas. Tenía muchos “zapatos verdes” que no usaba. El “Chismoso” fue su gran aliado para mostrarle que despilfarraba su dinero en caprichos dejando para el final el cumplimiento de sus obligaciones. Ahora opina que si alguien lo necesita, no lo debe pensar dos veces para comenzar hoy el cambio de sus hábitos de consumo

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga http://finanzaspersonalesalinstante.blogspot.com/

Actuando en equipo se logran mejores resultados

Luis y Miguel conversan acerca de la práctica de fútbol de la que acaban de salir. Les parece que la actuación del “muchacho nuevo” dista mucho de lo que hace un miembro de un equipo pues se empeña en jugar sólo, lo que afecta el rendimiento del grupo como tal. Fíjate que las hormigas trabajan juntas y obtienen resultados fabulosos dice Miguel. Luis comenta: tal vez sea momento de aprender un poco más acerca de cómo funciona un equipo para dar nuestro aporte en la próxima sesión.

El trabajo en equipo es el realizado por un conjunto de personas diferentes en cuanto a pensamiento, profesión o experiencia que persigue un mismo objetivo, ya sea de una empresa pública o privada, una organización sin fines de lucro o una asociación reunida en torno a una causa en particular. Cuando se trabaja de esta manera, cada uno de los participantes aporta sus habilidades, conocimientos y talentos para alcanzar las metas propuestas.

Con frecuencia escuchamos decir que dos mentes piensan más que una y es que las personas que forman parte de un equipo pueden aprovechar sus similitudes y diferencias para proponer soluciones novedosas e ingeniosas a distintos problemas. Si las personas aprendan a actuar en conjunto, complementándose entre sí, pueden cumplir los objetivos comunes con más rapidez y eficacia que si actuaran cada uno por su cuenta.

Para que un equipo de trabajo funcione bien es importante que cada uno de sus miembros conozca en detalle las metas y objetivos que se pretenden alcanzar. Es necesario, además, que exista confianza entre quienes lo conforman, así como la disposición de cada uno a prestar su colaboración. El trabajo en equipo deja a un lado las competencias individuales y las satisfacciones personales inmediatas a cambio de la motivación al logro de una meta única.

Algunas personas tienen una tendencia natural a trabajar en equipo mientras que para otras es una tarea complicada por sus características personales, nacionalidades, creencias religiosas o políticas. Esto hace que sea importante que desde la más temprana edad se enseñe y se fomente el trabajo en equipo en los infantes lo que les evitará muchos inconvenientes en su vida adulta y los hará más propensos a participar en este tipo de actividades en el plano personal, social y profesional.

Luis y Miguel, luego de documentarse acerca de cómo funciona el trabajo en equipo, comprenden el comportamiento de su compañero de fútbol. Se dan cuenta que es muy tímido, se siente solo y viene de otro país. Para integrarlo al grupo, han solicitado el entrenador que, en la próxima práctica, refresquen su misión y objetivos y escuchen las propuestas de colaboración de cada miembro para alcanzar el resultado anhelado, ser campeones de la liga intercolegial.


isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga http://finanzaspersonalesalinstante.blogspot.com/

18/10/11

Importancia de las Pólizas de Vida

Enseñar a los más chicos a emprender

Gabriela y Pedro, convencidos de la importancia de que el emprendimiento forme parte de la educación de sus pequeños hijos, se han reunido con otros representantes del colegio donde éstos estudian para proponerles una idea. Esta consiste en la enseñanza a los estudiantes de ese centro de temas relacionados con el emprendimiento y, en un futuro cercano, la organización de grupos de trabajo en el que simulen casos reales para poner en práctica lo aprendido.

Para generar cambios en nuestra sociedad hace falta formar a nuestros niños para actuar en un mundo cambiante y altamente competitivo, siendo fieles a los principios y valores recibidos en el hogar, y que puedan desempeñarse profesionalmente en actividades por las que se sientan profundamente atraídos. En este sentido, es primordial que adquieran destrezas para crear empresas que les garanticen una existencia de calidad y que generen un impacto positivo en su entorno.

La formación de los emprendedores del mañana comienza por enseñar a nuestros niños a actuar como empresarios antes de que lleguen a la Universidad, para lo cual es fundamental iniciarlos, mediante un modelo teórico - práctico, en el trabajo en equipo, la resolución de problemas y la simulación de creación y manejo de empresas. Hay que estimularlos a desarrollar creatividad, iniciativa y pensamiento analítico y crítico, aspectos fundamentales para que una sociedad sea capaz de innovar y crear riqueza.

Los padres juegan un rol importante en esta tarea y deben convertirse en referentes, prepararse para responder inquietudes, orientar en el establecimiento de objetivos, guiar en la toma de decisiones e impulsar a seguir adelante cuando haya desmotivación. Así ayudarán a sus pequeños a adquirir competencias para resolver situaciones difíciles presentes en el mundo real con la convicción de que tienen recursos para lograrlo y que son capaces de crear empresas innovadoras.

Es conveniente que se invite a emprendedores exitosos a compartir las experiencias vividas para llegar al lugar que hoy ocupan. También es oportuno generar ejercicios prácticos que les permitan utilizar las capacidades adquiridas, los cuales pueden ser labores sociales como la recolecta de libros para formar una biblioteca a ser donada a los niños del barrio más cercano o la elaboración de un proyecto de empresa para participar en una competencia de ideas.

Luego de la primera reunión, Grecia y Pedro hacen un balance. Tal como esperaban, mientras unos padres pusieron peros a esta iniciativa otros se mostraron dispuestos a participar por estar conscientes de su rol como guías de sus hijos en el camino a la adultez. Estas personas quieren que sus niños se conviertan en ciudadanos responsables, seguros de sí mismos, que trabajen en función de sus metas y que comprendan que deben participar activamente para construir una sociedad mejor.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga
Lee otros artículos en

12/10/11

El próximo a bordo

Rafael siempre quiso ser médico ginecólogo como su padre y trabajar en su clínica, algo en lo que ambos estaban de acuerdo. Sin embargo, el Dr. López pensaba que antes de que su hijo se incorporara a ésta era importante que adquiriera experiencia en otras organizaciones hospitalarias para que aprendiera, como un empleado más, a poner su talento y dedicación para el logro de los objetivos de su sitio de trabajo. Esto le daría un conocimiento valioso para manejar su propio negocio.

Un alto porcentaje de emprendimientos familiares no pasan a una segunda generación y mucho menos a una tercera a causa, en buena parte, de que los accionistas no le dan el carácter empresarial que se merecen. Para que una sociedad trascienda en el tiempo es importante que sea vista, desde el principio, como un ente comercial en cuyo manejo se emplean las mejores prácticas gerenciales haciendo a una lado los nexos y asuntos familiares.

Una vez que el negocio crece, se consolida y adquiere importancia en el segmento en el que participa, es propicio que los socios se preparen para llevarlo a una segunda generación, la cual puede o no estar conformada por miembros de la familia. Esto requiere de un ejercicio de evaluación y planificación no solo de las oportunidades existentes en el largo plazo sino de las personas que pudieran encargarse del mismo en el momento en que los fundadores se retiren.

Un plan de transición evaluará si dentro de la familia existe una persona o grupo de personas que tomen el timón del barco en el mediano plazo. Para ello, es importante conocer los planes profesionales de los hijos quienes pudieran no estar interesados o no en la compañía. Si estos están dispuestos a participar recibirán entrenamiento para la posición de dirección que van a asumir, siendo recomendable que tengan la oportunidad de trabajar, antes de esto, en otras empresas para conocer cómo funcionan otras organizaciones lo cual será de gran utilidad en el futuro.

Si ningún miembro de la familia quiere involucrarse en el negocio, es preciso plantearse otras alternativas. Una de ellas es preparar a un empleado o contratar a un profesional que pueda asumir la dirección y rinda cuentas a un consejo directivo formado por los accionistas o sus representantes. Otra opción es venderla en su totalidad o buscar un socio que se encargue de la operación. Cualquiera que sea la decisión debe tomarse con suficiente antelación previendo la ausencia del fundador.

El Dr. López recibió con mucha expectativa a su hijo, luego de que hizo un postgrado y se desempeñó de manera exitosa en dos clínicas fuera de la ciudad. Percibió que venía un médico preparado para asumir la dirección de la empresa, dispuesto a poner su mejor esfuerzo para consolidar el negocio fundado por su abuelo. Rafael, por su parte, venía con muchas ideas y deseos de posicionar el centro médico de la familia como uno de los mejores institutos de salud del continente.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga http://finanzaspersonalesalinstante.blogspot.com/

El presupuesto es cosa de todos

Mariela y Juan preparan un presupuesto mensual de ingresos y egresos el cual les sirve de guía para hacer un mejor uso del dinero, controlar los gastos, ahorrar e invertir en función de sus metas financieras. Es una tarea que hacen en conjunto cada fin de mes, oportunidad que aprovechan para revisar el desempeño que tuvieron en el mes que culmina. Han convertido este ejercicio en una actividad familiar para que sus hijos aprendan a cuidar sus recursos financieros.

Un presupuesto es un formato en el que se colocan los ingresos y egresos de dinero que se estima tener en un periodo de tiempo determinado y en su elaboración se consideran las metas financieras. Es una herramienta que permite conocer nuestros hábitos financieros y nuestra situación económica. A través de él es posible determinar si las entradas de efectivo son suficientes o no, si somos moderados con los gastos, el impacto de las deudas en nuestras finanzas y, además, facilita la toma de acciones correctivas.

El presupuesto está compuesto por ingresos, egresos y ahorro. El elemento inicial es la partida de ingresos, la cual está compuesta por el efectivo neto a percibir. Este puede provenir de sueldos una vez aplicadas las deducciones de ley, honorarios, pensiones, donaciones, dinero proveniente de rentas como alquileres de locales comerciales o intereses de inversiones, dividendos provenientes de participaciones en empresas e incluso entradas fortuitas como un obsequio o herencia.

Luego vienen los egresos, los cuales deben seguir un orden según su importancia. En principio se incluyen los montos que satisfacen las necesidades básicas de alimentación, vivienda, educación, transporte, salud y entretenimiento y las obligaciones o deudas como los pagos de deudas de tarjetas de crédito. En este aspecto es muy importante diferenciar entre una necesidad y un deseo pues estos últimos pueden desequilibrar el presupuesto familiar.

El ahorro es un elemento del presupuesto que, con frecuencia, es olvidado. Su presencia garantiza la existencia de un fondo para emergencias, la creación de una base para invertir con lo que se asegura la formación de un patrimonio personal. El hábito del ahorro es consecuencia de buenas costumbres de consumo, es reflejo del conocimiento de las metas financieras y de la importancia que la familia le da al buen uso del dinero.

Mariela prepara el ambiente para la tarea familiar de elaboración del presupuesto la cual se llevará a cabo el próximo sábado. Juan y los niños se encargarán de la merienda, además de las asignaciones que les han sido encargadas. En el próximo presupuesto se evaluará la compra de una nueva lavadora y se requiere tener los precios actualizados para ese día. Para esta familia, la elaboración del presupuesto se ha convertido en un evento recurrente, normal y entretenido.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga
http://finanzaspersonalesalinstante.blogspot.com/