12/10/11

El presupuesto es cosa de todos

Mariela y Juan preparan un presupuesto mensual de ingresos y egresos el cual les sirve de guía para hacer un mejor uso del dinero, controlar los gastos, ahorrar e invertir en función de sus metas financieras. Es una tarea que hacen en conjunto cada fin de mes, oportunidad que aprovechan para revisar el desempeño que tuvieron en el mes que culmina. Han convertido este ejercicio en una actividad familiar para que sus hijos aprendan a cuidar sus recursos financieros.

Un presupuesto es un formato en el que se colocan los ingresos y egresos de dinero que se estima tener en un periodo de tiempo determinado y en su elaboración se consideran las metas financieras. Es una herramienta que permite conocer nuestros hábitos financieros y nuestra situación económica. A través de él es posible determinar si las entradas de efectivo son suficientes o no, si somos moderados con los gastos, el impacto de las deudas en nuestras finanzas y, además, facilita la toma de acciones correctivas.

El presupuesto está compuesto por ingresos, egresos y ahorro. El elemento inicial es la partida de ingresos, la cual está compuesta por el efectivo neto a percibir. Este puede provenir de sueldos una vez aplicadas las deducciones de ley, honorarios, pensiones, donaciones, dinero proveniente de rentas como alquileres de locales comerciales o intereses de inversiones, dividendos provenientes de participaciones en empresas e incluso entradas fortuitas como un obsequio o herencia.

Luego vienen los egresos, los cuales deben seguir un orden según su importancia. En principio se incluyen los montos que satisfacen las necesidades básicas de alimentación, vivienda, educación, transporte, salud y entretenimiento y las obligaciones o deudas como los pagos de deudas de tarjetas de crédito. En este aspecto es muy importante diferenciar entre una necesidad y un deseo pues estos últimos pueden desequilibrar el presupuesto familiar.

El ahorro es un elemento del presupuesto que, con frecuencia, es olvidado. Su presencia garantiza la existencia de un fondo para emergencias, la creación de una base para invertir con lo que se asegura la formación de un patrimonio personal. El hábito del ahorro es consecuencia de buenas costumbres de consumo, es reflejo del conocimiento de las metas financieras y de la importancia que la familia le da al buen uso del dinero.

Mariela prepara el ambiente para la tarea familiar de elaboración del presupuesto la cual se llevará a cabo el próximo sábado. Juan y los niños se encargarán de la merienda, además de las asignaciones que les han sido encargadas. En el próximo presupuesto se evaluará la compra de una nueva lavadora y se requiere tener los precios actualizados para ese día. Para esta familia, la elaboración del presupuesto se ha convertido en un evento recurrente, normal y entretenido.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga
http://finanzaspersonalesalinstante.blogspot.com/