22/6/14

El dinero forma parte de la vida

Emilia trabaja, desde hace dos años, en una de las firmas de arquitectura más importantes de su país y se lleva bien con sus compañeros de trabajo. Aún se sorprende ante los problemas que tienen con sus parejas y familiares cuando hablan de dinero. Para ella, conversar de esto es normal pues creció en un hogar donde éste era uno más de los tópicos que se trataban en las pláticas diarias alrededor de la mesa o en el camino a la escuela.

El dinero es, en términos económicos, un conjunto de activos que las personas están dispuestas a usar como medio de pago para adquirir bienes y servicios. Permite cubrir las necesidades del ser humano, mejorar su calidad de vida y asegurar una mayor protección frente a los riesgos que tiene el ser humano cómo enfermar o quedar incapacitado o desaparecer definitivamente el cuadro familiar.

A muchos individuos se les dificulta hablar de dinero con sus seres más queridos pues lo consideran un tema tabú. Sin embargo, los adultos, en cuya infancia era natural participar en planificación de las finanzas de la casa, se refieren a él con toda normalidad, entendiendo que no es algo malo, sino un elemento que forma parte de sus vidas y al que hay que aprender a manejar de la forma más eficiente posible.

Buena parte de quienes crecieron obviando la cuestión del dinero, procuran hacer lo mismo al conformar un hogar. Entran a una comunidad matrimonial en la que no se establecen pautas y reglas acerca de cómo usarlo. Con el tiempo, empiezan los inconvenientes, en  algunos casos, tan graves que llevan al divorcio. Esto ocurre también en el caso de socios que no logran llegar a acuerdos al respecto.

El dinero facilita la realización de metas como cubrir los gastos del día a día, adquirir la casa soñada, enviar a los hijos al mejor colegio y hacer el viaje anhelado. Es un vehículo hacia la libertad financiera, que no es más que no hacer nada que no se quiera, por dinero, y tampoco, dejar de hacer algo que se quiera por falta de él.

Emilia, cuando descubre que las caras largas de sus amigos son consecuencia de discusiones por dinero, no puede evitar hablar acerca de las bondades de ver el dinero como parte de la vida de las personas. Siempre pone el ejemplo de sus padres quienes trataban estos temas con sus hijos y de su pareja, con quién ha llegado a acuerdos acerca de lo que quieren hacer con los ingresos que generan entre  los dos.


isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga

Mientras más años tienes, más gastas en salud


César, médico recién graduado, observa el deterioro en la salud de las personas de la tercera edad, cuando han dejado de trabajar y no cuentan con suficiente dinero para cubrir sus gastos médicos.  Por ello, ha planteado a la directiva de la clínica un plan para ofrecer charlas informativas a personas jóvenes para que, en previsión de lo que inevitablemente ocurrirá, tomen medidas mientras sean productivas.

La esperanza de vida en el mundo ha subido. En 2012, en Venezuela fue de 74 años para los hombres y 77 para las mujeres. Esto ha ocasionado el incremento de dolencias propias de edades avanzadas como las de las  arterias, diabetes, osteoporosis, cáncer y Alzheimer, para cuyos tratamientos se requiere de más consultas al doctor, así como más consumo de medicinas, equipos médicos y asistencia especializada.

Desafortunadamente, en nuestro país, el servicio médico público es deficiente y se caracteriza por la escasez de insumos por lo que buena parte del adulto mayor prefiere asistir a centros privados. Esto trae consigo un costo, cada vez más elevado, difícil de sufragar para una persona que depende de una pensión o de la “ayuda” de sus hijos que, a su vez, son jefes de sus propios hogares.

Otro de los riesgos que corren las personas mayores de 65 años es el de quedar incapacitados para realizar, por sí mismos, actividades del diario vivir (vestirse, alimentarse, ir al baño, continencia y movilizarse). La incapacidad causa gastos adicionales cómo acompañante,  enfermera, fisioterapeuta, equipos médicos (sillas de rueda, camas médicas), lo cual, lamentablemente, es muy difícil obtener en centros públicos.

El momento oportuno para planificar y ahorrar para la vejez es durante la etapa productiva de la vida, cuando hay fortaleza y energía para generar ingresos. Esa es el período ideal para adquirir un plan de retiro, una póliza de vida o una póliza de incapacidad que garantice que, al llegar a la tercera edad, habrá fondos para financiar los gastos de salud y, de esta forma, evitar convertirse en un dolor de cabeza para toda la familia.

César considera que tiene un compromiso con la sociedad, llevar información a las personas acerca de las complicaciones de salud en la tercera edad y sus costos. Además, quiere llamarles la atención acerca de la conveniencia de ahorrar mientras trabajan para cuando empiecen a sufrir más enfermedades, de manera que puedan recibir el tratamiento apropiado y no sean una carga financiera para sus familiares.

isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga

10/6/14

Un encuentro con la inflación


Luis Ernesto, estudiante de bachillerato, después de ahorrar lo ganado como profesor de redes sociales de las personas mayores de su urbanización,  salió a comprar un par de zapatos deportivos y, descubrió, con sorpresa, que el precio era mucho mayor que el del mes pasado. Comprobó con tristeza, que no le alcanzaba el dinero y se encontró de frente con eso de lo que tanto hablan sus padres, la inflación.

Se puede definir la inflación como el aumento de los precios de los bienes y servicios en un período de tiempo. Para medirla, se conforma una cesta de productos básicos cuyos precios se miden mensualmente a través del índice de precios al consumidor (IPC). En Venezuela, esta labor, así como la difundir los resultados, corresponde al Banco Central de Venezuela.

Si bien en el pasado, la inflación en América Latina llegó a extremos conocidos como “hiperinflación” como el caso de Brasil cuya inflación fue de 2668% en 1994, actualmente ha logrado ser controlada y, el promedio mundial es de, aproximadamente, 5%. En 2013, Venezuela fue el único país del mundo que alcanzó una inflación superior al 50%, y, sólo cuatro países más, de África y Asia, estuvieron por encima de 20%.

La inflación puede ocurrir porque la demanda de un bien o servicio sube más rápido que la oferta y el sector productivo no se puede adaptar con rapidez. O como consecuencia de incremento en los costos de producción, bien sea por aumento de precios de materias primas (por devaluación o escasez mundial), mayor carga salarial o fiscal, que afecta directamente la estructura de costos.

La inflación ocasiona distorsiones en el sistema económico de una nación, sin embargo, el principal efecto negativo es la pérdida del poder adquisitivo del dinero que afecta, en primer lugar, a los trabajadores asalariados y pensionados que dependen de ingresos fijos. Por otra parte, provoca disminución de la inversión privada (nacional e internacional) y que impacta el  crecimiento económico.

Los gobiernos de los países cuentan con herramientas para controlar la inflación. Una de ellas es el control del gasto público que puede destinarse hacia actividades productivas que permitan el incremento de la oferta y, con ello, la disminución de la presión sobre la demanda de bienes y servicios. Es tarea de todos los ciudadanos supervisar y exigir que los gobiernos cumplan con la tarea que les ha sido confiada.



Sígueme en Twitter @isabelidarraga   

4/6/14

Un acercamiento al concepto de devaluación

Marisol, desde que tiene uso de razón, se ha distanciado de todas las conversaciones relacionadas con temas económicos. Sin embargo, reconoce que no puede seguir actuando así ya que la economía afecta su existencia y, por ello, ha acudido a Fernando, su esposo, para que le explique en qué consiste la devaluación de la moneda y cuál es su impacto en la economía del país y, por ende, de todos sus ciudadanos.
 
Una moneda puede ganar o perder valor frente a otras divisas. Cuando gana valor, se habla de revaluación y, cuando, por el contrario, pierde valor, ocurre una devaluación y se mide a través del “tipo de cambio”. Esto es lo que ha venido sucediendo al Bolívar, el cual pierde constantemente valor frente a la principal divisa de intercambio comercial, el dólar.
 
La devaluación puede ocurrir por distintas causas. Una de ellas es que hay una demanda creciente de divisas que generan más confianza que la moneda local como el caso de Venezuela, en el que hay una preferencia por el ahorro en dólares frente al ahorro en Bolívares Otra causa es la dependencia de materias primas, insumos y bienes importados para el funcionamiento de la economía, lo que genera una fuerte presión en la demanda de dólares.
 
La devaluación, en países donde hay control de cambio, es manejada por la autoridad monetaria, Banco Central, que determina el tipo de cambio oficial de la moneda nacional frente al dólar. Mientras que en los países donde el control de cambio es libre, la devaluación es consecuencia de una mayor demanda de moneda extranjera frente a la nacional.
 
Ante una devaluación, las deudas de las empresas con proveedores extranjeros aumentan, así como los precios, en moneda local, de los insumos y bienes importados. Esto da lugar a un incremento de precios que incide directamente en los niveles de inflación de un país. Muchos países utilizan esta política para incentivar las exportaciones y disminuir las importaciones con lo que se estimula la producción interna.
 
Marisol, una vez que ha escuchado la explicación que le ha dado Fernando, se da cuenta que es importante que investigue un poco más acerca del tema. De esta manera podrá hacer una mirada crítica a las decisiones económicas que toma el Banco Central y sus resultados sobre la economía del país. Podrá, en la medida en que conozca más del tema, evaluar si las medidas favorecen o no el desarrollo de su país.