24/7/12

Descubre los factores que favorecen el emprendimiento



Miguel, está emocionado. En las vacaciones escolares hará una pasantía en la empresa de su papá como parte de su entrenamiento para manejar su propio negocio, cuando sea adulto y haya completado su educación media y superior. Raúl, su mejor amigo, apoyará  en esta temporada, a una ONG dado su interés en conocer la mayor variedad de empresas posibles en su preparación para ser emprendedor. Ambos se proponen   conocer los factores que favorecen el emprendimiento.

El empresario decidido a lograr el éxito de su negocio presta atención a los aspectos que sean de utilidad en las etapas de arranque, operación y consolidación. Si bien, reconoce que en el entorno hay trabas que dificultan la realización  de su sueño, no permite que éstas lo detengan. Por el contrario, se convierte en un observador del entorno para identificar  las oportunidades que aún quedan en para usarlas en pro del desarrollo de su proyecto.

La ambición es una fuerza interna que lleva a los empresarios a superar obstáculos para alcanzar su objetivo. Esa aspiración llevó a Henry Ford a sobreponerse a los impedimentos para fabricar su vehículo modelo T. Adicionalmente, los emprendedores que quieren triunfar en su intento empresarial deben contar con algún tipo de formación técnica en el área en la que se van a desempeñar. Es así como un asesor de mercadeo debe tener conocimientos en de esa materia.

La cultura financiera es un gran apoyo para los buenos emprendedores, de allí la conveniencia de que sepan manejar instrumentos financieros elementales como cuentas bancarias y algún tipo de instrumento crediticio crédito que puede ser una tarjeta de crédito. También deben conocer la existencia y uso de herramientas como el Presupuesto, flujo de caja y estados financieros para manejar de forma racional los recursos con los que cuentan y controlar los costos en la búsqueda de la rentabilidad.

Otro elemento relevante para favorecer el emprendimiento es la red de contactos, la cual está representada, en principio, por los familiares y amigos. Se extiende a los compañeros de clase, compañeros de actividades extracurriculares y personas con las que se establece relación a lo largo de la vida. El empresario que recién está comenzando buscará un amigo contador en quien pueda confiar antes que optar por alguien que no conoce.

Miguel y Raúl han elaborado un plan de trabajo  que les servirá sirva de guía para aprovechar al máximo esta experiencia y esperan cumplir con sus objetivos: adquirir conocimientos del departamento en que se desempeñen, aumentar su red de contactos al integrarse a un equipo de trabajo, manejar con cuidado los recursos de la empresa que les asignen. Todo esto estará acompañado de su grado de ambición para acometer con sentido de excelencia  la labor para la cual han sido contratados.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk

9/7/12

Prefiero un socio adecuado que uno ideal


Armando, dentro de sus actividades relacionadas con el mercado de la gastronomía, es invitado con frecuencia a conferencias relacionadas con esta materia. Uno de los temas que le gusta comunicar a quienes aspiran a ser emprendedores es la importancia de conseguir el compañero adecuado. Cree que el socio ideal no existe pues se trata de una ilusión con fuerte carga de subjetividad y sugiere enfocarse en la búsqueda del que sea apropiado.

Convertir en realidad una idea de negocio demanda un gran esfuerzo que al ser compartido incrementa las probabilidades de éxito. Cuando se unen dos o más emprendedores para crear una empresa, se divide el aporte de capital y las responsabilidades. Dos personas son capaces de generar más y mejores soluciones a un problema  e, incluso, innovar en los procesos productivos. Además, pueden asumir tareas distintas de acuerdo a sus competencias.

No todo es color de rosa entre los socios y pueden llegar a situaciones conflictivas que afecten el curso del negocio por lo que es preciso que se analicen ciertos aspectos en el momento de establecer una sociedad. El compañero de emprendimiento debe tener experiencia profesional. Es fundamental tenerle confianza y conocer sus defectos, virtudes, valores, metas de vida y nivel de compromiso. Esta evaluación debe estar por encima del grado de amistad, nexo familiar o interés económico.

Los socios deben tener en cuenta que la luna de miel no dura para  siempre. El dia a día trae consigo problemas, estrés y la obligación de tomar decisiones para las cuales no siempre habrá consenso. Antes de empezar a trabajar, deben definir sus  funciones y establecerlas por escrito en el documento constitutivo de la empresa. Adicionalmente, deben estar de acuerdo en las características del bien o servicio que ofrecerán, su comercialización y la administración de la sociedad.

Saltarse estos pasos puede acarrear terribles consecuencias una vez que los socios no coincidan en su visión de las distintas áreas que conforman la organización. Un plan de negocios puede dirimir las diferencias que se presentan cuando uno de ellos, por ejemplo, quiere atender el mercado de exportación mientras el otro prefiere el mercado nacional. Y la consulta del documento constitutivo puede unificar criterios en cuanto al monto de dividendos a repartir al final del ejercicio fiscal.

Muchos de ustedes, comenta Argenis en una de sus intervenciones, esperan encontrar un socio ideal. La mala noticia es que no existe y la buena noticia es que si se hace correctamente la tarea de selección aumentan las probabilidades de asociarse con un profesional serio, interesado en trabajar para que el proyecto cumpla los objetivos planteados. A la hora de elegir un accionista para un emprendimiento, hay que tener presente los requerimientos básicos que este debe cumplir.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk

2/7/12

Es posible generar más y mejores ideas de negocios



Fernando y Rafael se conocieron cuando estudiaban ingeniería de telecomunicaciones. El primero, graduado con honores, hizo un Máster, domina varios idiomas y trabaja en una trasnacional mientras que el segundo, un alumno regular, apenas comprende el inglés técnico y se dedica, con mucho éxito al comercio electrónico en su propia empresa. Fernando comienza a sentir el deseo de independizarse y está seguro que Rafael puede orientarlo en la búsqueda de una buena idea de negocio.

Para un empleado puede ser más difícil, que para quien trabaja por su cuenta, imaginar una idea de un negocio. La buena noticia es que es posible entrenar la mente para la creatividad. La observación del entorno, el estudio de las tendencias del mercado, el planteamiento de nuevas formas de hacer las cosas y el intercambio de estos pensamientos con otras personas son actividades que potencian nuestra capacidad de generar ideas de negocios, nuevas y buenas.

Una vez que damos libertad a nuestra capacidad de inventiva, comenzarán a surgir ideas, unas factibles y otras totalmente inviables. Hemos de tomar las que consideramos buenas para analizarlas  y determinar si realmente lo son. Las ideas buenas ofrecen innovación en bienes o servicios, como las tabletas, o permiten colocar productos existentes en nuevos nichos de mercado, por ejemplo, una farmacia en una nueva urbanización.

Si hemos logrado encontrar esa idea que creemos puede convertirse en un buen negocio, hagamos un ejercicio inicial para determinar si vale la pena seguir adelante. Es primordial que los involucrados directamente en el muevo emprendimiento se sientan cómodos con la actividad que llevarán a cabo. Difícilmente un vegetariano se estará motivado a atender un restaurante de carnes rojas, por otra parte, a un ex profesional del tenis le complacerá dirigir una escuela de entrenamiento deportivo.

Se requiere conocer el grado de compromiso  de los socios,  su nivel de conocimiento en relación al nuevo proyecto y su disposición para aprender. Un diseñador de interiores se involucra fácilmente en proyectos de decoración mientras que su socio, un contador, asumirá las funciones administrativas del negocio. Y, si ambos están dispuestos a poner el mayor de sus esfuerzos para que el negocio funcione, podemos decir que están frente a una muy buena idea.

Rafael le dice a Fernando: “si estás atento a lo que ocurre a tu alrededor y te conviertes en un observador pronto empezarás a identificar necesidades no satisfechas, las cuales pueden ser oportunidades para la creación de una empresa”. Este está consciente de que al principio no imaginará muchas soluciones para las situaciones que ve en el entorno, sin embargo, está consciente que con la práctica llegarán ideas cada vez mejores hasta que encuentre la que pueda llevar a la realidad.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk