20/1/12

La motivación como trampolín para alcanzar tus sueños



César descubrió su vocación por la medicina cuando  empezaba a estudiar bachillerato lo que lo motivó a sacar buenas notas para aumentar sus posibilidades de estudiar en una buena universidad, ganar una beca de postgrado y formar parte de la clínica de la familia. De sus padres aprendió a establecer metas pequeñas para mantener el entusiasmo en el camino a la más grande y acostumbra a celebrar sus pequeños triunfos porque le dan seguridad para persistir cuando el entorno se torna difícil.
La motivación es una energía que nos impulsa a permanecer en un estado de acción continua mientras nos acercamos a la realización de un objetivo. Es la voluntad para esforzarse en alcanzar un fin que satisfaga una necesidad como el trabajo de un tenista para mejorar su saque o el de alguien que ahorra con miras a abrir su propio negocio. Cuando una persona está motivada a algo considera que ese algo es necesario y se pone en movimiento para obtenerlo.

La motivación puede surgir desde el interior de las personas o nacer como consecuencia de un estímulo externo. La primera es más intensa porque se alimenta de un fuerte deseo de hacer, lograr o alcanzar como la ambición que acompañó a César en la vía para convertirse en un muy buen médico o la inspiración de unos padres para ser excelentes profesionales y obtener así ingresos suficientes para asegurar una mejor calidad de vida para sus hijos.

La motivación es el motor que, al funcionar bien, nos empuja al logro de los objetivos y puede verse afectada positiva o negativamente por factores como el grado de necesidad o deseo, las dificultades o facilidades que encontramos en el camino, los recursos con los que contamos para optimizar nuestras acciones y los sentimientos generados en el proceso. Podemos ver cómo algunas personas se amilanan ante un fracaso y otras, por el contrario, se crecen ante los reveses.

Es importante aprender a motivarnos para continuar en nuestro empeño por hacer realidad nuestros sueños. Para ello es primordial identificar claramente nuestros objetivos, los pasos a seguir y el esfuerzo que estamos determinados a hacer en función de los beneficios que nos traerá el logro de nuestras metas. Además, es fundamental mantener una actitud positiva así como la disposición para cumplir día a día con el plan que nos llevará al éxito. 

César, al igual que sus padres, revisa  periódicamente sus logros, disfruta y celebra los pequeños avances realizados en función de una meta importante, visualiza que cambios positivos traerá a su vida alcanzar lo que anhela y en la medida en que cumple con sus objetivos establece otros. Así se mantiene entusiasmado y con energía para seguir en movimiento. Cuando siente que pierde la motivación recuerda la sensación de satisfacción que ofrece el logro y esto enciende nuevamente su motor interno.


Sígueme en Twitter @isabelidarraga  

Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk



La educación financiera es fuente de felicidad



 Mariela se considera una mujer afortunada, tiene un esposo y dos hijos maravillosos, una familia a la que le profesa un gran amor, posee buena salud, es una profesional de la arquitectura con una empresa exitosa y cuenta con un nivel interesante de ahorros e inversiones. Dedica tiempo a actividades personales como los deportes y eventos culturales y, además, apoya a una organización que trabaja con madres adolescentes. Para ella, la alegría, los pensamientos optimistas y el entusiasmo son su estado natural.

Mucho se ha discutido acerca de la felicidad que puede proporcionar el dinero. Mientras algunas personas opinan que no tiene ninguna incidencia, otras aseguran que es fuente de serenidad que permite a los seres humanos realizar actividades que le brindan satisfacción como tomar vacaciones anuales con la familia, realizar  actividades diferentes a las laborales, adquirir la casa soñada, brindar una buena educación a los hijos o dedicarse a la profesión por la que se siente pasión.

Cuando una persona posee capacidad financiera suficiente para cubrir las necesidades básicas de alimento, vivienda, ropa, salud, educación, transporte y entretenimiento libera buena parte de las tensiones a las que es sometida la mayoría de la población. Cuenta con una dosis importante de paz mental para establecer objetivos en su vida y poner todo su esfuerzo en el logro de estos sin las distracciones que ocasiona el no contar con suficientes ingresos para cubrir sus necesidades elementales.

El sueño de disfrutar de una vida libre de sobresaltos económicos es común a buena parte de la población, sin embargo la mayoría desconoce cómo lograrlo porque no cuenta con educación financiera que le enseñe a usar el dinero para construir un patrimonio personal, la importancia de establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo, la elaboración de un flujo de caja mensual y el ahorro. Mientras más temprano se aprenda sobre estos temas mejor nivel de vida se disfrutará en el futuro.

Las personas que aprenden a manejar sus finanzas personales utilizan racionalmente su dinero de forma tal que, en la medida en que transcurre el tiempo, son capaces de construir un respaldo financiero para disfrutar de calidad de vida, son capaces de alcanzar sus metas, cuentan con un fondo de ahorros al cual acudir en momentos de emergencia y tienen la certeza de que vivirán una vejez digna en la que están cubiertas sus necesidades primordiales sin tener que depender de los hijos u otros familiares.

Mariela reconoce que la educación financiera que recibió de sus padres le ha permitido construir un patrimonio personal a lo largo de su vida que le brinda tranquilidad mental para visualizar sus metas y dirigir su esfuerzo al logro de las mismas. Junto con su esposo ha enseñado a sus hijos temas relacionados con las finanzas personales y se siente complacida al ver que saben ahorrar, usan el dinero con mesura y establecen metas con la firme intención de alcanzarlas.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga   
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk

Por donde comienzo a dar mi aporte a la comunidad



Rafael  ha participado en varias actividades de labor social y cada vez queda con la sensación de que puede hacer más, sin embargo, el día a día lo absorbe y deja de lado su propósito. En la Navidad pasada participó en una jornada de recolección de regalos para niños de escasos recursos en la que fue invitado a apoyar, de manera sistemática, a una organización que brinda recursos educativos a estudiantes de zonas populares. Sin darle muchas vueltas, decidió asumir su compromiso con su entorno.


A nuestro alrededor hay gente con carencias a la que podemos ayudar de muchas maneras. Por otro lado, hay personas y organizaciones que ofrecen recursos y herramientas a los más necesitados para paliar de alguna forma sus necesidades siendo su único interés el de colaborar. El ser humano, por naturaleza, está presto a socorrer a los demás y debido a su rutina diaria deja de lado esta tarea que, está seguro, le brindará un alto grado de satisfacción.



La labor social puede llevarse a cabo de múltiples formas. La más sencilla es mediante la entrega de una cantidad de dinero a una organización, iglesia o persona necesitada. Se puede participar ocasionalmente en jornadas como recolección de comida o verbenas para recaudar fondos para una causa en particular. La más comprometida es ser parte activa de una agrupación que lleva a cabo una actividad específica como la enseñanza de un oficio o la visita semanal a un centro hospitalario infantil.

Cuando hacemos labor social estamos colocando nuestro grano de arena para hacer un mundo mejor, estamos apoyando a quienes tienen menos que nosotros y cumplimos con un principio de solidaridad con los demás seres humanos. Esta debería formar parte de nuestra agenda regular y ser enseñada  a nuestros hijos para que aprendan a compartir lo que tienen y saben con aquellas personas y comunidades que viven en situación de pobreza.

Está comprobado que la labor social bien llevada da buenos frutos al permitir que ciudadanos de escasos recursos adquieran instrumentos, como un oficio, que les permitan mejorar su calidad de vida, que una plaza o parque abandonados se conviertan en un lugar de esparcimiento o que los habitantes de una comunidad reciban formación que les permita manejar sus conflictos. Son múltiples los beneficios de esa actividad que llevan a cabo muchas personas sin pedir nada a cambio.

Rafael ha acudido a la sede de esta ONG cuya misión es apoyar a los niños de la comunidad para que se mantengan dentro del sistema educativo hasta adquirir un oficio que les permita integrarse al campo laboral. Su tarea es buscar donaciones de material educativo y uniformes para cumplir con el presupuesto anual de esta organización. Tiene una meta y trabajará para cumplirla teniendo la certeza de que su aporte permitirá que otros tengan una mejor vida.


Sígueme en Twitter @isabelidarraga  
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk