28/9/14

¿Qué ganas al planificar tu sucesión?


La vida de Karina ha dado un vuelco desde que se convirtió en la única heredera de su tía, que vivía en Nueva york desde hace muchos años. Al fallecer, le ha dejado bienes inmuebles, acciones de compañías alrededor del mundo, varias pólizas de vida, además de otros bienes. ¿Está preparada Karina para llevar a cabo el proceso de tramitación de la sucesión y manejar apropiadamente el patrimonio que le dejó su tía?

Hablar de la muerte es incómodo, sin embargo, es el único viaje seguro para todos los seres humanos. Esto impide a muchos jefes de hogar programar la transferencia de su herencia cuando dejen este mundo. Como consecuencia, muchos hijos rematan parte del capital que creó su progenitor  o terminan aceptando al Estado como socio en las empresas familiares para pagar los impuestos de sucesión.

Con la planificación, un padre de familia puede evitar problemas futuros en su entorno familiar relacionados con la sucesión, permite preparar a quienes llevarán las riendas del negocio y, en caso de que sus herederos no estén interesados en participar en el mismo, tiene tiempo  de entrenar a un tercero o, ya entrado en el momento del retiro, vender su empresa por un precio justo y razonable.

Todos hemos escuchado historias de personas que han acumulado una cuantiosa fortuna y han considerado que lo más importante del proceso de sucesión es hacer, en vida, el traspaso de todos sus bienes a sus hijos. También hemos conocido casos en que las viudas de esos hijos se han quedado con el patrimonio de sus suegros, quienes han terminado en la pobreza y viviendo de la caridad.

Unas cuantas empresas han desaparecido luego de que uno de los socios ha fallecido y su viuda, sin ninguna experiencia y conocimiento, decide ocupar su lugar para asegura un sueldo con que mantener a sus hijos. En otras situaciones, los herederos, en afán de mantener el control de su porcentaje accionario, toman decisiones que ponen en riesgo la continuidad del negocio y  afectan a los otros socios.

Esto nos lleva a una conclusión. Es necesario pensar en el momento de la partida, estudiar y planificar las acciones que faciliten la sucesión. Es preciso conocer el marco legal e identificar instrumentos financieros que minimicen el impacto fiscal. Es fundamental rodearse de los mejores asesores para garantizar, en vida, que una vez que se emprenda ese viaje, los seres queridos no padezcan una segunda muerte, la financiera.


isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  

18/9/14


Te invito a ver mi participación en el programa "Mujeres en Todo" del 07/10/2010 en la que conversamos sobre el ahorro y las finanzas personales




Te invito a ver mi participación en el programa "Soluciones" en el que tratamos aspectos importantes del papel que juegan las pólizas en la protección del patrimonio personal, familiar y empresarial.


14/9/14

Emigrar requiere de una buena preparación


Rafael ha recibido varias invitaciones de amigos y empresarios de otros países para que
emigre. Consciente de que es un paso importante para el que hay que prepararse, ha hecho varios viajes al exterior, ha visto oportunidades interesantes y, antes de seguir, le pregunta a su amigo Armando, que tiene experiencia en esto: “¿Cómo me preparo para emigrar?”

Actualmente, los movimientos de personas entre países son más frecuentes que en el pasado. La emigración obedece a varias causas, entre las que se encuentran: estudiar, trabajar, invertir, escapar de persecución, acompañar a familiares. En estos tiempos somos testigos del éxodo de muchos amigos. ¿Sabemos que han hecho antes de irse?

Todo proceso de emigración requiere de un trabajo previo para evitar inconvenientes futuros. Es preciso dejar cerrados los asuntos en el país de origen. El paso inicial es hacer una lista de todos los trámites que hay que cumplir en lo personal, legal, profesional, familiar. Si un matrimonio joven, con hijos pequeños, estima partir en un año, tiene mucho por hacer antes de irse y debe comenzar de inmediato.

Uno de los aspectos más engorrosos es la legalización de títulos profesionales, certificación de notas y pensum, además de las  constancias originales de empleos y referencias bancarias y comerciales. En lo personal, es imprescindible legalizar partidas de nacimiento y, según el país y las condiciones del viaje, obtener certificados de antecedentes penales, vacunas y pólizas de salud.

Si, en el momento de la despedida, faltan asuntos como ventas de vehículos o bienes inmuebles, trámites de becas o solicitud de finiquitos, será necesario dejar un poder a alguien de confianza para que los haga en nuestro nombre. Se sugiere cerrar las cuentas bancarias, cancelar las tarjetas de crédito y otros préstamos bancarios.


Es muy conveniente hacerse una revisión médica general y solicitar los informes médicos cuando se ha padecido dolencias como hepatitis o cáncer, así como cuando se sufre de enfermedades crónicas como hipertensión. Se debe actualizar la historia médica completa de niños y adultos. Esto es parte de lo que hay que hacer en el país de residencia y queda pendiente la preparación para la nueva vida en otro país.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga

7/9/14

Una póliza de vida hace la diferencia


Luisa y Ernesto esperan con mucha emoción la llegada de su primer hijo y, siguiendo la
recomendación de sus mentores, se reúnen con un asesor financiero para conocer los beneficios de contar con una póliza de vida y le hacen una solicitud: "Por favor ¿puede mostrarnos con ejemplos de la vida real, la diferencia entre contar o no con la protección de un Seguro de vida?"

Todos hemos presenciado las distintas situaciones en que quedan las familias cuando fallecen los jefes del hogar.  Unas mantienen su calidad de vida mientras que otras transitan un camino de penurias financieras. Se ven casos como el de aquel señor que asume la manutención de la viuda y los hijos de su mejor amigo quién murió repentinamente dejando a los suyos sin dinero.

En una oportunidad, continúa el asesor, conocí a un hombre de mediana edad que me dijo que hubiera querido que su padre hubiera tenido una póliza de vida. Quedó huérfano cuando estaba empezando la Universidad, y, por ser el mayor, tuvo que dejar sus estudios y empezar a trabajar para colaborar con su mamá en la manutención de sus tres hermanos menores. Fueron tiempos de mucha estrechez económica.

"Recuerdo la primera vez que supe del beneficio de una póliza de vida", dice el asesor.  Era un matrimonio joven, sin hijos. El falleció en un accidente automovilístico y ella fue la beneficiaria de una póliza de vida de USD 2.000.000,00. Constituyó, con parte de ese monto, un fondo para becas en la Universidad en la que él se graduó y hoy, 20 años después, se siguen otorgando becas en su nombre.

-En una oportunidad visité a una mujer joven que me comentó que ella y su esposo contrataron sus pólizas de vida antes del nacimiento de su hija - prosigue el asesor.
Su padre murió cuando ella era una adolescente y, gracias a la póliza de vida que tenía, siguió  estudiando en el mismo colegio, viviendo en la misma casa, se graduó en una universidad privada y recibió efectivo para empezar su propio negocio.

Un emprendedor, cliente de un amigo, enfermó gravemente en medio de la quiebra de su empresa. Ante su estado de salud, solicitó el 50% de anticipo de la cobertura de su póliza de vida. Viajó a Europa a recibir un  tratamiento que le permitió recuperarse y sobró dinero con el que empezó otro negocio. Actualmente, disfruta de su “nueva vida” junto a sus seres queridos, gracias a la póliza de vida que adquirió años atrás.


isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  

Nociones acerca de los paraísos fiscales


En el colegio de Guillermo, se ha dado inicio a un ciclo de conversatorios dentro de  una
campaña destinada a llevar cultura financiera a los alumnos. En bachillerato, cada lunes, un grupo de estudiantes hace una exposición sobre un tema elegido por ellos mismos. Guillermo está emocionado porque le corresponde presentar un tema que le llama mucha la atención, los paraísos fiscales.

Los paraísos fiscales son territorios de baja o nula tributación que, en  función de sus procedimientos internos, garantizan la opacidad de las transacciones realizadas por inversionistas extranjeros que mantienen cuentas bancarias o sociedades en sus territorios. Este incentivo fiscal se mantiene, siempre y cuando no realicen ninguna actividad comercial allí, en cuyo caso, serían sometidos a un régimen fiscal diferente.

Son, en su mayoría, países pequeños, con pocos recursos, que buscan atraer divisas para sostener su economía. Por su parte, los inversionistas buscan una alternativa a la carga impositiva elevada de sus países de origen. Esto ha ocasionado reclamos por parte de las naciones que padecen fuga de sus capitales y pierden, de esta forma, una fuente de ingresos importante por concepto de impuestos.

En los paraísos fiscales es posible ocultar la titularidad de empresas o cuentas bancarias. Esto ha ocasionado presiones, a través de organismos internacionales, sobre sus gobiernos en la búsqueda de  cambios en sus leyes, dentro del marco de  la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y el lavado de capitales.

La lista de paraísos fiscales más conocida es la que la Organización para el Comercio y Desarrollo Económico (OCDE) realiza desde el año 2000, la cual, inicialmente, incluía 31 países. En 2013, sólo aparecieron dos jurisdicciones: Nauru, Micronesia y Niue, Nueva Zelanda. Los países que han salido de esta lista, los países se han adherido a varios convenios para lo cual debieron mejorar la transparencia e intercambio fiscal.

Adicionalmente, la OCDE creó el grupo de “otros centros financieros” que, si bien no fueron etiquetados como paraísos fiscales, mostraban insuficiencias en la transparencia con la que manejaban sus aspectos fiscales. Los dos últimos países en salir de esta clasificación fueron Uruguay (2011) y Guatemala (2012).


isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga