27/11/12

Llega un momento en que hay que buscar ingresos adicionales



Marisol y Fernando, recién casados, llegaron al matrimonio llenos de  ilusiones y planes para la formación de su propia familia. Entre los dos cubren los gastos de la casa y observan, con preocupación, como su capacidad de ahorro va mermando día a día. Estiman que, de seguir así, será muy difícil cubrir las necesidades de su hogar, construir un patrimonio familiar,  y dar a los hijos que quieren tener, la calidad de vida que han soñado. Es el momento de tomar acción y hacer algo al respecto.

Si, aún cuando se considera que se hace una buena administración del dinero, este no alcanza para cubrir las necesidades básicas, hay que revisar los egresos más importantes para identificar oportunidades de ahorro. Muchas personas dedican buena parte de su remuneración a la adquirir alimentos, mientras que otras usan un alto porcentaje al pago de deudas o préstamos. Habría que analizar, por ejemplo, que tipo de alimentos se consumen o que uso se le está dando a la tarjeta de crédito.

A pesar de la aplicación de medidas de reducción de costos, en muchos hogares se llega a situaciones en las que el dinero apenas alcanza para hacer frente a los gastos básicos y se han dejado de lado actividades, como el entretenimiento, por falta de presupuesto. Cuando esto ocurre, ha llegado el momento de buscar ingresos adicionales bien sea mediante un empleo mejor remunerado o la ejecución de actividades extraordinarias para generar entradas para el presupuesto.

Encontrar una mejor posición laboral es la opción más deseada, sin embargo, en las actuales circunstancias económicas, es la más difícil. Es recomendable emprender un oficio que se sume al empleo para obtener más efectivo. Esta opción puede nacer a partir de un hobby o  de un don natural como la repostería, la costura, la decoración de fiestas o el entrenamiento de perros. Es cuestión de revisar los talentos con los que se cuenta y ponerlos en acción para ganar dinero.

Una vez que identificados las capacidades, es imperativo hacer un pequeño estudio de mercado. Se puede consultar a familiares, amigos y compañeros de trabajo si comprarían esos nuevos productos o servicios para tener idea de la factibilidad del pequeño negocio. Si hay buenas perspectivas, habrá que llenarse de energía y ganas para el comienzo, el cual puede ser muy duro. Hará falta perseverancia y constancia para seguir trabajando en esta actividad después de salir de la oficina.

Marisol y Fernando han evaluado varias alternativas para producir dinero,  considerando las funciones que llevan a cabo en sus empleos y los oficios que conocen. Por el momento, han encontrado algo que les gusta hacer y para lo que se han preparado mediante varios cursos. Probarán con la fotografía de eventos sociales como bodas y cumpleaños. Pueden hacerlo en los ratos libres, juntos o por separado. Ahora, tienen que preparar una muestra de su trabajo para  hacer publicidad.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga   
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk

20/11/12

¿En que piensan los padres cuando usan su dinero?


Miguel, inquieto adolescente, sorprende nuevamente a sus padres con una pregunta: ¿Qué aspectos toman en consideración los jefes de familia cuando se ocupan de la planificación financiera familiar? Juan, su padre, le comenta que es importante asegurar alimentación, educación, salud y entretenimiento, así como la construcción de un patrimonio que les permita, como padres, tener recursos para el momento del retiro y no ser una carga para los hijos.

A medida que los jóvenes se hacen adultos y se incorporan al campo laboral adquieren responsabilidades sobre sus gastos personales. Muchos deben trabajar para pagar sus estudios universitarios y colaborar con la manutención del hogar. Con el transcurrir del tiempo, forman sus propias familias y asumen el compromiso de satisfacer las necesidades de los miembros de sus hogares.  La formación y el ejemplo recibidos de sus padres tendrán una influencia importante a lo largo de sus vidas.

Mientras están en edad productiva, los jefes del hogar, construyen un patrimonio familiar mediante la adquisición de activos productivos como vivienda, terrenos, un negocio propio. Para darle un uso racional a su dinero, evitan hacer compras superfluas, buscan los mejores precios, utilizan un presupuesto mensual y ahorran una parte de sus ingresos para cubrir emergencias y hacer inversiones en el futuro. Aprenden a proteger sus bienes con las pólizas de vehículo y vivienda.

Los padres responsables procuran garantizar la estabilidad financiera de sus hijos mediante la adquisición de productos como las pólizas de vida que garanticen que, en caso de una muerte temprana, haya dinero para que los niños sigan estudiando y cubriendo sus necesidades. Además, con las pólizas de incapacidad aseguran que, en caso de no poder seguir trabajando por enfermedad o accidente, cuenten con una pensión que permita seguir cubriendo los gastos del hogar.

Quienes toman su tiempo para aprender a darle un buen uso a su dinero tendrán un futuro más tranquilo que aquellos que van por la vida sin rumbo alguno, gastando más de lo que ganan. En el presente, pueden estar en igualdad de condiciones con los que hacen un presupuesto mensual, ahorran y establecen metas. En unos años, cuando la etapa productiva de sus vidas comience a mermar, verán la diferencia entre su calidad de vida y las de quienes lo pensaron mejor antes de gastar todo lo que ganaron.

Juan le dice a su hijo Miguel que se siente tranquilo porque en su hogar se han establecido prioridades a la hora de usar el dinero que él y su esposa producen. Ante todo se cubren los gastos mensuales y las obligaciones como pago de préstamos bancarios y ahorro. Lo más importante, como padres, prosigue Juan, es que los hijos estudien y aprendan en el hogar a ser personas responsables con la vida que eligen para que, en el futuro, sean personas valiosas para sus familias y su comunidad.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk

La organización es fundamental para hacer un uso eficiente del tiempo.


Ernesto y Carlota han observado que su hijo, Luis Ernesto, ha venido incumpliendo con sus diligencias regulares desde que entró a la universidad. Ha descontrolado su manejo del tiempo y se ha retrasado en sus estudios y actividades extra curriculares como la visita semanal al centro de niños huérfanos o su participación en el juego de fútbol de los sábados. Como padres responsables, consideran que es momento de intervenir para orientarlo en la administración de su tiempo y lograr mayor eficiencia.

El tiempo no se puede guardar, ahorrar o diferir. Avanza inexorablemente y no hay forma de recuperarlo. Su manejo eficaz es primordial para conseguir nuestros objetivos y cumplir con nuestras obligaciones. Esto es posible mediante la organización permanente de nuestras tareas tanto las profesionales como las personales. Para ello existen herramientas sencillas como las agendas,  de papel o electrónicas, las listas de tareas y, gracias a la tecnología, los recordatorios de reuniones o entrega de reportes.

Las personas exitosas llevan una agenda diaria en la que clasifican las tareas por su importancia, tomando en cuenta las que agregan valor y las que no. Estas últimas pueden dejarse para el final del día y, probablemente, después de unas semanas, se borren de la lista. Eliminan elementos distractores como el uso inadecuado de redes sociales durante horas laborales, las conversaciones excesivamente largas o los recesos muy frecuentes y se concentran en las metas de cada día.

Hacer buen uso del tiempo es un hábito adquirido mediante la práctica de acciones enfocadas a los objetivos establecidos. Para un mejor manejo del tiempo es esencial elaborar una agenda antes de empezar la jornada y revisarla al final de la misma. La agrupación de actividades por temas facilita su ejecución, como por ejemplo, revisar correos o hacer llamadas telefónicas. También ayuda la preparación previa a las reuniones y la práctica de ser puntual.

Las personas desordenadas con su tiempo tienen dificultades para alcanzar sus metas lo que les provoca frustración. Con frecuencia trabajan el doble por desconocimiento u olvido de lo que tienen por hacer. Pierden dinero gracias por fallas en sus controles, por ejemplo, al no vigilar las fechas de vencimientos de sus créditos terminan pagando intereses de mora. Llegan tarde a las reuniones sin revisan los puntos a tratar e  incumplen con los tiempos de ejecución de proyectos por falta de planificación.

Luis y Carlota analizan con Luis Ernesto el origen de su incapacidad para cumplir con sus compromisos. Este reconoce, como su principal error, haber dejado de preparar su agenda diaria lo que ha provocado el olvido de los asuntos importantes. Esto ha afectado su  desempeño en sus estudios y vida personal. Quiere hacer realidad cada uno de sus sueños por lo que está listo para retomar el enfoque en las tareas que agregan valor mediante la organización diaria de su tiempo.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk

1/11/12

Los profesionales independientes también se preparan para la navidad




Rafael, como todos los jueves, se acerca al camión del Sr. Pérez a comprar vegetales y escucha los comentarios de la gente acerca de sus planes para la época navideña. Cae en cuenta que, como profesional independiente, no ha hecho ninguna previsión al respecto y se sorprende al conocer cuan ordenado ha sido el Sr. Pérez durante el año para disfrutar, en estas fechas, con la entrega de presentes a sus seres queridos así como una cena especial en navidad y año nuevo.

En muchos países las personas que trabajan bajo dependencia reciben al final del año un pago extraordinario conocido como “Utilidades”, “Aguinaldo” o “Bonificación”. Este dinero adicional permite, a las personas ordenadas, adquirir los tradicionales regalos, hacer compras importantes como electrodomésticos o muebles, completar la cuota inicial para un nuevo vehículo o hacer un aporte significativo para el pago de una deuda. En fin, no se usa en los gastos regulares.

Quienes laboran de forma independiente no perciben esta remuneración por lo que, si quieren hacer obsequios o celebraciones especiales, deben ahorrar a lo largo del año. De hecho, también deben hacer un apartado para actividades no recurrentes como disfrutar de unas vacaciones y procurar  construir un fondo de emergencia para los meses en que el ritmo del trabajo disminuya y, por consiguiente, el dinero sea insuficiente para cubrir los gastos regulares.

La planificación del uso de nuestros ingresos es una excelente vía para hacer los ahorros necesarios que permitan cubrir estos gastos que son diferentes a los que hacemos normalmente. El presupuesto mensual es la mejor herramienta con la que podemos organizar el uso de nuestro  dinero de una manera racional y, muy importante,  debemos hacerlo antes de que llegue a nuestras manos. De esta manera, cuando lo recibimos ya sabemos cómo lo vamos a gastar y cuanto vamos a guardar.

Hacer un presupuesto, en principio, puede  ser fastidioso e incluso difícil, sin embargo, una vez que se ha repetido varias veces y se adquiere el hábito, se convierte en una actividad de rutina que trae múltiples ventajas a nuestros bolsillos. Al elaborarlo, reconocemos cuanto percibimos y, por ende, el límite de nuestros egresos. Por otra parte, conocemos el monto de nuestra deuda, la fecha de pago y aprendemos a ahorrar, aunque sea un monto pequeño, cada mes.

El Sr. Pérez vende vegetales en su camión durante el año, tiene ahorros para cubrir sus gastos durante los días que no trabaja y, además, guarda parte de sus ingresos diarios para disfrutar de las Utilidades de fin de año tal como hacen los empleados. Rafael, quién está seguro de generar, con su propio negocio, una cantidad  considerablemente superior a lo percibido por el Sr. Pérez no tiene un centavo guardado para la época decembrina y agradece la lección que acaba de recibir esta mañana.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk