20/11/12

¿En que piensan los padres cuando usan su dinero?


Miguel, inquieto adolescente, sorprende nuevamente a sus padres con una pregunta: ¿Qué aspectos toman en consideración los jefes de familia cuando se ocupan de la planificación financiera familiar? Juan, su padre, le comenta que es importante asegurar alimentación, educación, salud y entretenimiento, así como la construcción de un patrimonio que les permita, como padres, tener recursos para el momento del retiro y no ser una carga para los hijos.

A medida que los jóvenes se hacen adultos y se incorporan al campo laboral adquieren responsabilidades sobre sus gastos personales. Muchos deben trabajar para pagar sus estudios universitarios y colaborar con la manutención del hogar. Con el transcurrir del tiempo, forman sus propias familias y asumen el compromiso de satisfacer las necesidades de los miembros de sus hogares.  La formación y el ejemplo recibidos de sus padres tendrán una influencia importante a lo largo de sus vidas.

Mientras están en edad productiva, los jefes del hogar, construyen un patrimonio familiar mediante la adquisición de activos productivos como vivienda, terrenos, un negocio propio. Para darle un uso racional a su dinero, evitan hacer compras superfluas, buscan los mejores precios, utilizan un presupuesto mensual y ahorran una parte de sus ingresos para cubrir emergencias y hacer inversiones en el futuro. Aprenden a proteger sus bienes con las pólizas de vehículo y vivienda.

Los padres responsables procuran garantizar la estabilidad financiera de sus hijos mediante la adquisición de productos como las pólizas de vida que garanticen que, en caso de una muerte temprana, haya dinero para que los niños sigan estudiando y cubriendo sus necesidades. Además, con las pólizas de incapacidad aseguran que, en caso de no poder seguir trabajando por enfermedad o accidente, cuenten con una pensión que permita seguir cubriendo los gastos del hogar.

Quienes toman su tiempo para aprender a darle un buen uso a su dinero tendrán un futuro más tranquilo que aquellos que van por la vida sin rumbo alguno, gastando más de lo que ganan. En el presente, pueden estar en igualdad de condiciones con los que hacen un presupuesto mensual, ahorran y establecen metas. En unos años, cuando la etapa productiva de sus vidas comience a mermar, verán la diferencia entre su calidad de vida y las de quienes lo pensaron mejor antes de gastar todo lo que ganaron.

Juan le dice a su hijo Miguel que se siente tranquilo porque en su hogar se han establecido prioridades a la hora de usar el dinero que él y su esposa producen. Ante todo se cubren los gastos mensuales y las obligaciones como pago de préstamos bancarios y ahorro. Lo más importante, como padres, prosigue Juan, es que los hijos estudien y aprendan en el hogar a ser personas responsables con la vida que eligen para que, en el futuro, sean personas valiosas para sus familias y su comunidad.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk