15/2/13

La elección de tu profesión es un asunto serio


Raúl y Miguel, dos grandes amigos en plena adolescencia, comparten sus planes de vida. Ambos quieren ser empresarios. Raúl quiere  comercializar algún producto o servicio  que sea innovador y planea estudiar administración de empresas para adquirir conocimientos a usar en el manejo de su negocio. Miguel, por su parte  aspira a poseer un equipo de fútbol exitoso,  sin embargo no ha decidido aún qué  estudios realizar.

La selección de una profesión es un asunto que debe tomarse con seriedad y ser producto de un análisis profundo por tratarse de una decisión trascendental para la vida de los seres humanos. Qué triste es encontrar a un ingeniero que después de 15 años descubre que le hubiera gustado ser veterinario y, dadas sus obligaciones con sus dos hijos pequeños, se resigna a seguir en la profesión por conveniencia económica aunque no le despierte motivación alguna.

Antes de optar por una carrera es primordial revisar la vocación que es aquello que te inspira, te apasiona, te mueve. La vocación se desarrolla a partir de tus aptitudes, tus intereses y tu entorno. Para descubrirla, hace falta que identifiques tus cualidades, lo que te gusta   y el mercado de trabajo. Es más probable que una diseñadora de trajes de baño provenga de una zona costera que de una zona montañosa.

Los individuos satisfechos con lo que hacen han proyectado, de forma consciente, el lugar al que quieren llegar en lo personal, lo afectivo, lo social y lo económico. Reconocen  y le sacan provecho a sus fortalezas y conocen los aspectos a mejorar. Han identificado su propósito de vida  y sus metas en el corto, mediano y largo plazo. Es el caso de un catedrático exitoso, a punto de retirarse, que está contento con su  trayectoria y, a lo largo de su vida, ha trabajado con ahínco para alcanzar sus objetivos.

Es significativo hacer un ejercicio de introspección para conocerte a ti mismo lo cual favorecerá la elección de una carrera que te brinde satisfacciones. Investiga acerca de las opciones existentes, los centros de estudio, las oportunidades laborales, los distintos sectores de mercado en los que puedes desempeñarte y la contribución que puedes hacer a la comunidad. Independientemente si eres cocinero o deportista, puedes ser el mejor y, además, hacer un aporte notable a la sociedad.

Si algo debes evitar hacer antes de seleccionar una carrera es no contar con suficiente información, decidir sin tener un propósito de vida, pensar en el nivel de ingresos o el estatus antes que en la pasión que sientes por tu oficio. Miguel y Raúl recuerdan que uno de sus profesores más queridos repetía esto al final de cada clase y están de acuerdo con él, quieren ser los mejores en una carrera que disfrutan y les permita hacer una contribución a la sociedad mientras tienen una buena calidad de vida.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga   

Prepárate para tomar las mejores decisiones



Laura acude a Armando cuando tiene dudas en cuanto a la mejor forma de usar su dinero pues recuerda como la ayudó en un momento en el que atravesaba graves aprietos por tomar decisiones erradas en  el manejo de sus finanzas personales. Este le hace hincapié en que en la medida en que adquiera cultura financiera y siga ciertos pasos, tomará las mejores decisiones en el momento oportuno ya que no puede depender de terceros para avanzar por la vida.

El acto de tomar una decisión importante  puede generar angustia y temor ante las consecuencias que está tendrá en sus vidas. Siempre que se tenga claro el objetivo a alcanzar el proceso se hace más fácil. La joven estudiante,  consciente de las oportunidades profesionales que tendrá si aprende otros idiomas, investigará acerca de las alternativas que tiene y estará preparada para seleccionar la que considera mejor en función de sus necesidades y preferencias.

Las mejores decisiones demandan la aplicación de un buen procedimiento que, además de incrementar las posibilidades de alcanzar los resultados esperados, permita ahorrar tiempo y esfuerzo. Si bien, la etapa de preparación es muy importante, hay que pasar a la acción. Vacilar y dudar puede provocar retardos que ocasionen severos inconvenientes como el del empresario que, ante una fuerte deuda con los proveedores no buscó una salida a tiempo y terminó en la quiebra.

El proceso de toma de decisiones comienza con la identificación, de la forma más precisa posible, del problema para analizar las causas y  consecuencias del mismo. Después se identifican las alternativas para solucionar la situación y el impacto que tendría cada una de ellas. Un empresario con un flujo de caja negativo deberá identificar su origen, alto nivel de endeudamiento, compras no planificadas, cobranza deficiente, antes de establecer cuáles son las opciones para resolver la situación.

Con la información anterior, se puede tomar la medida que se considere más adecuada y se procede a actuar. Es aquí cuando unos cuantos se paralizan sin considerar que les puede pasar lo de su vecino que teniendo el dinero para adquirir un vehículo no se decidía por ninguno de los que había en el mercado. Mientras tanto, los precios aumentaron tanto que cuando finalmente salió a hacer su compra, el dinero no era  suficiente ni para el modelo más económico.

Es importante tener presente que a pesar de la planificación previa llevada a cabo, hay riesgos de que los resultados no sean los mejores pues toda decisión implica un riesgo. Armando le comenta a Laura que debe asumir  responsabilidad sobre las decisiones que toma procurando, en todo momento, contar con la mayor cantidad de información posible y no esperar a que terceras personas decidan por ella.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga