22/7/14

Obstáculos para ahorrar

Raúl, un adolescente de 15 años, le comenta a su mejor amigo que quiere
hacer un viaje especial antes de empezar la Universidad. Para conseguir el dinero necesario, está buscando un trabajo a tiempo parcial, algo que pueda hacer por Internet, que le permita contar con los fondos para  cuando llegue ese momento. Su amigo le pregunta: ¿y tú vas a empezar a ahorrar ahora si todavía faltan dos años para eso?

Durante mucho tiempo se han estudiado los obstáculos que impiden a la personas ahorrar, independientemente de su situación económica.  Muchos de nosotros conocemos personas que tienen un buen nivel de ingresos y, sin embargo, no piensan en el futuro y gastan todo lo que ganan. Prefieren la gratificación inmediata a la esperanza del disfrute en el mediano y largo plazo. Creen que siempre serán jóvenes.

Mucha gente, intuitivamente, ve el ahorro como una pérdida y esa aversión a perder, impide ver las bondades de guardar hoy para invertir o contar con un apoyo financiero en la vejez.  Un ejemplo son los que consideran que es hoy cuando necesitan seguir el ritmo de vida de sus amigos con mejor posición económica. Para ellos, guardar dinero sería muy doloroso si lo comparan con lo que perderían al no usarlo.

Otro obstáculo es la procrastinación. Mientas más se aplaza el momento de empezar a ahorrar, crece la posibilidad de seguir dándole largas hasta el punto en que no se considerará como una prioridad. Los niños a los que les enseñan a hacerlo desde pequeños, tendrán más posibilidades de continuar el hábito al convertirse en adultos que aquellos a los que sus padres no les han educado en esta materia.

El nivel del ahorro depende de las condiciones económicas de las personas, de sus necesidades, de su realidad. Quienes tienen menos, ahorran a partir de un mejor uso de sus recursos, cómo llevar el almuerzo al trabajo o salir más temprano de casa para no recurrir al taxi. En la medida en que los ingresos son mayores, el esfuerzo ha de centrarse en  guardar un porcentaje mayor.


Raúl vive en un hogar en el que los padres han fomentado el ahorro. Para él, es normal guardar parte de su mesada en función de un objetivo. Cuando considera que requiere hacer un esfuerzo mayor, busca una actividad que le permita generar ingresos adicionales, sin poner en riesgo sus estudios, para obtener el dinero que necesita. Le hace un relato a su amigo de las cosas que ha logrado, venciendo los obstáculos para ahorrar y se ofrece a acompañarlo a producir y guardar para viajar juntos.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga  

14/7/14

La corrupción, eleva los costos de un país

Argenis busca una oportunidad de negocio en el sector de la gastronomía. Observa que el centro deportivo cercano a su casa carece de servicio de comida y plantea su idea al director del ente quien se muestra complacido con la propuesta y le pide, a cambio del visto bueno,  una colaboración mensual que deberá ser entregada a él personalmente y en efectivo. Esto es corrupción y lo voy a denunciar, dice Argenis.

La corrupción, según el diccionario, es la acción y efecto de corromper. Corromper es echar a perder, sobornar a alguien, pervertir, dañar. La corrupción es un delito que se comete mediante el abuso de poder, de funciones, de medios para sacar provecho económico o de otra índole. Cuando un funcionario público pide una remuneración a cambio de un servicio gratuito cómo sacar el pasaporte, está siendo corrupto.

En los últimos años, en Venezuela se han multiplicado, de forma grosera, los casos de corrupción, como consecuencia de la cantidad de ingresos provenientes de la renta petrolera, la imposición de multitud de permisos y controles a los emprendedores, el incremento en la asignación de recursos sin procedimientos de contraloría adecuados y la ausencia de investigación y sanción de las demandas que se hacen de estos hechos.

Cuando un trabajador público se vale de su posición económica para solicitar una comisión a las empresas que ganan una licitación, está obteniendo un beneficio personal a cambio de un daño a la nación, pues esta empresa aumentará sus costos para cubrir el pago a esta persona. Esto, incidirá en un incremento de precios al consumidor final. Mientras ese trabajador se lucra, otros sienten el impacto en su bolsillo.

En la medida en que los niveles de corrupción se incrementan, en el país, se va haciendo cada vez más costosa cualquier iniciativa en cualquier área de la economía. Los alimentos dañados en contenedores son una muestra de los niveles de corrupción que vivimos. Fue necesario volver a comprar comida para reponer la que nunca llegó a los venezolanos y, hasta ahora, no hay ningún culpable detenido por este delito.

Para vencer la corrupción, es necesario el control presupuestario, la simplificación de trámites, permisos y licencias, la contraloría seria a los entes del estado y la investigación adecuada y oportuna de las denuncias realizadas. Por otra parte, es deber de todos los nacionales, reclamar a las autoridades que han elegido el cumplimiento de las funciones que han asumido para lograr el bienestar de todos los ciudadanos de la nación.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter  @isabelidarraga


7/7/14

La póliza de salud y el resguardo patrimonial


Nora agradece a Armando, su novio,  su empeño en hacerle comprender la conveniencia de contar con una excelente póliza de salud. Hoy vio a una compañera de la universidad, una profesional exitosa, casada y con dos hijos, quién le contó que, para cubrir los costos de una terrible enfermedad que padece su esposo, vendió su casa. Nunca pensó que una buena póliza de salud era una prioridad para su grupo familiar.

La adquisición de una póliza de salud no es un gasto, es una inversión en el resguardo de los miembros de la familia, es un apoyo financiero para sufragar los egresos ocasionados por una dolencia o un accidente. Puede ser la garantía de preservación del patrimonio familiar ante una complicación grave. Las estadísticas recientes de USA y Canadá indican que los gastos médicos son la segunda causa de bancarrota.

Para adquirir una póliza de salud, además de dinero, hace falta estar en óptimas condiciones físicas. Las empresas aseguradoras adquieren el riesgo de que sus clientes requieran atención médica mayor y, por ello, antes de emitir una póliza, evalúan su estado de salud. Hoy podemos gozar de buena salud, mañana no sabemos. El momento preciso para asegurarte es hoy cuando estás bien.

La primera protección de toda persona es la póliza de salud, después vienen otros instrumentos como seguros de incapacidad, vida, plan de retiro, inversiones en mercados bursátiles. Una vez que se forma una familia y vienen los hijos, la póliza de salud es aún más relevante dentro de la planificación financiera. Es un asunto al que hay que darle la atención que se merece en procura de adquirir el mejor producto.

Las coberturas varían en función de las necesidades y el presupuesto con el que se cuente. Hay pólizas de salud de cobertura local, válidas solamente en el país de residencia. Están las de cobertura mundial que ofrecen acceso a los mejores centros médicos del mundo, lo cual es altamente apreciado cuando escasean las disciplinas médicas o equipos técnicos. Esta opción ha salvado muchas vidas.

Pensamos que siempre vamos a estar bien, y cuando vemos lo que ocurre a otros, creemos que a nosotros nunca nos tocará. Parte de la prevención es cuidar lo que comemos, hacer ejercicio regularmente y adquirir una póliza de salud. Armando le dice a Nora: “para mi es fundamental mi protección y la de mis seres queridos como tú. Ya te das cuenta porque siempre se debe contar con la mejor póliza de salud”

isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga   

3/7/14

Mucha belleza y poco efectivo


Mariela saluda a su amiga Esmeralda quien vino a visitarla porque necesita un favor. Mariela la ve cambiada y le hace el comentario. Esta responde que se hizo unos retoques porque tenía una ceja caída, las orejas muy abiertas, líneas de expresión muy marcadas y la nariz poco puntiaguda. Luego le dice que necesita que la ayude pues no tiene dinero para pagar el colegio de los niños.

Las cirugías plásticas surgieron para reestablecer o mejorar la funcionalidad y apariencia de las distintas partes del cuerpo humano. Gracias a ellas, muchas personas logran recuperar la confianza en sí mismas como sería el caso de una joven que, tras sufrir un accidente, quedó con severas cicatrices en su rostro que una cirugía plástica ha corregido.

Sin embargo, en los últimos años, en la búsqueda de un cuerpo perfecto, más personas se afanan por hacerse, no una, sino varias cirugías. Cada vez que se miran al espejo, descubren un detalle que debe ser arreglado y, como consecuencia, necesitan disponer del dinero necesario para cubrir los gastos que esto acarrea. En algunos casos, esto no afecta el presupuesto familiar, en la mayoría, sí.

Seguramente, algunos de nosotros, hemos tropezado con seres que, si bien lucen radiantes después de un tratamiento de embellecimiento, no tienen dinero ni para pagar el pasaje y van por la vida pidiendo préstamos a los amigos y a los que no lo son tanto. Han perdido la perspectiva de su capacidad financiera y se han olvidado del monto de sus gastos fijos. La belleza externa les ha dejado un gran hueco en el bolsillo.

No han aprendido, o han olvidado, que el establecer prioridades en la vida, da un norte a la existencia. Quienes establecen objetivos, dedican su energía y recursos a hacerlos realidad y, por medio de un presupuesto, conocen el destino que darán a sus ingresos mensuales. Ahorran para efectuar gastos o inversiones que exceden su presupuesto regular.

Mariela le dice a Esmeralda, mi presupuesto de este mes no me permite prestarte dinero porque eso significaría dejar de pagar los gastos de mi familia. Y la invita a que participe en un grupo de ayuda social del que ella forma parte para que aprenda que hay quienes, en medio de escasez de recursos, están aprendiendo a establecer prioridades, objetivos y metas en la búsqueda de una mejor calidad de vida.

isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga