7/7/14

La póliza de salud y el resguardo patrimonial


Nora agradece a Armando, su novio,  su empeño en hacerle comprender la conveniencia de contar con una excelente póliza de salud. Hoy vio a una compañera de la universidad, una profesional exitosa, casada y con dos hijos, quién le contó que, para cubrir los costos de una terrible enfermedad que padece su esposo, vendió su casa. Nunca pensó que una buena póliza de salud era una prioridad para su grupo familiar.

La adquisición de una póliza de salud no es un gasto, es una inversión en el resguardo de los miembros de la familia, es un apoyo financiero para sufragar los egresos ocasionados por una dolencia o un accidente. Puede ser la garantía de preservación del patrimonio familiar ante una complicación grave. Las estadísticas recientes de USA y Canadá indican que los gastos médicos son la segunda causa de bancarrota.

Para adquirir una póliza de salud, además de dinero, hace falta estar en óptimas condiciones físicas. Las empresas aseguradoras adquieren el riesgo de que sus clientes requieran atención médica mayor y, por ello, antes de emitir una póliza, evalúan su estado de salud. Hoy podemos gozar de buena salud, mañana no sabemos. El momento preciso para asegurarte es hoy cuando estás bien.

La primera protección de toda persona es la póliza de salud, después vienen otros instrumentos como seguros de incapacidad, vida, plan de retiro, inversiones en mercados bursátiles. Una vez que se forma una familia y vienen los hijos, la póliza de salud es aún más relevante dentro de la planificación financiera. Es un asunto al que hay que darle la atención que se merece en procura de adquirir el mejor producto.

Las coberturas varían en función de las necesidades y el presupuesto con el que se cuente. Hay pólizas de salud de cobertura local, válidas solamente en el país de residencia. Están las de cobertura mundial que ofrecen acceso a los mejores centros médicos del mundo, lo cual es altamente apreciado cuando escasean las disciplinas médicas o equipos técnicos. Esta opción ha salvado muchas vidas.

Pensamos que siempre vamos a estar bien, y cuando vemos lo que ocurre a otros, creemos que a nosotros nunca nos tocará. Parte de la prevención es cuidar lo que comemos, hacer ejercicio regularmente y adquirir una póliza de salud. Armando le dice a Nora: “para mi es fundamental mi protección y la de mis seres queridos como tú. Ya te das cuenta porque siempre se debe contar con la mejor póliza de salud”

isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga