24/1/11

Enfocarse en la acción genera productividad

Mariela es una de esas mujeres que realiza muchas actividades cada día. Además de ser esposa, madre, empresaria y deportista, llega a tiempo a todas sus citas, cumple con éxito todos sus compromisos y siempre está lista para apoyar a su esposo, hijos y personal de la empresa de diseño que dirige. Carlota, a la que nunca le alcanza el tiempo para nada, le pregunta como hace para lograr esos resultados.

El ritmo de vida actual impone responsabilidades en todos los aspectos de nuestra existencia y, al sentir que no podemos con todas, nos vemos sometidos a fuertes presiones. Sí no manejamos adecuadamente estas emociones podemos sufrir de un desequilibrio físico y emocional, lo que comúnmente llamamos estrés. Algunas personas consideran que un poco de presión nos hace más productivos, pero el exceso nos enferma.

El vivir estresados ocasiona preocupación continua, inseguridad, miedos, dificultades para pensar, estudiar o concentrarse. Es por ello que, aunque nos parezca difícil, debemos procurar acciones que nos saquen de esa condición de estrés permanente y nos muevan a posiciones en las que seamos más productivos mientras miramos la vida como una combinación de responsabilidades y recreación.

Mariela le cuenta a Carlota su secreto, el cual aprendió de sus padres: concentrarse en lo que está haciendo ya que hacer una cosa mientras se piensa en otra, produce angustia. Si preparamos cada día nuestra lista de tareas pendientes, tendremos una guía de trabajo en la que posponer no es una opción. Incluso, si alguno de los puntos pendientes es difícil o fastidioso, lo hacemos antes que todo lo demás.

Las personas productivas analizan, toman decisiones, actúan en consecuencia y pasan a otro punto. Se conducen de manera optimista y positiva y, cuando no están en capacidad de cumplir con una actividad, asumen sus limitaciones y buscan apoyo en su entorno. Manejan hábilmente sus relaciones interpersonales, trabajan en equipo y siempre establecen relaciones ganar-ganar.

Carlota comprende que el énfasis debe ponerse en la acción más que en la preocupación. Entiende los beneficios de enfocarse en su objetivo, de establecer prioridades y delegar o dejar de lado lo que no es realmente importante. Aprende que la calidad es más importante que la cantidad y que hay que desconectarse cuando sea el momento del descanso y la recreación para recargar energías.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga

21/1/11

Si tu cliente te pone los cuernos, revísate

Emilia e Ileana quieren ver crecer su negocio significativamente, por lo que se interesan en las estrategias para lograr lealtad de sus clientes para que regresen y se sientan motivados a referirlas con otras personas. Ileana dice: “deseo que nuestros clientes sientan por nosotras lo que mi mamá siente por el señor del camión de las frutas, por su mente no pasa la idea de dejarlo por otro proveedor aunque tenga mejores precios.

Los empresarios sueñan con tener compradores que no consideren la competencia como una opción en virtud de los lazos que los unen a sus a empresas. No es solamente un precio interesante, es la combinación de varios factores. El aspecto económico es una variable, a la que se suman la calidad del servicio, el estatus que el cliente ha logrado dentro de la empresa proveedora y el costo que implica cambiarse a la competencia.

Los hombres de negocios serios buscan, más que vender, establecer relaciones que perduren en el tiempo, brindando productos que excedan las expectativas de los compradores. Esto requiere de la ejecución de ciertas actividades que aseguren que así sea, las cuales comienzan antes del primer contacto. Hay que partir de la seguridad de que se puede entregar lo que se va a ofrecer.

El conocimiento del mercado en el que se participa y del bien que se comercializa es primordial para generar confianza en el cliente, la cual se verá incrementada con entregas del producto solicitado en el tiempo establecido. En casos tan sencillos como el señor del camión de las frutas, siempre tiene productos de la época que compensan en precio a los que están escasos, los cuales también tiene en inventario.

Un aspecto que aprecia nuestra clientela es el trato personalizado, algo en lo que Ileana es experta. Lee la ficha de sus clientes antes de recibirlos para saludarlos por su nombre. Hacer una llamada telefónica cada cierto tiempo, saludar en sus cumpleaños o en una fecha importante como el aniversario de la empresa son vías para afianzar nexos y generar acercamiento.

Estar atentos a los cambios del mercado y compartir la información, brindar ayuda extra sin buscar retribución económica, estar preparados para dar respuestas en muy poco tiempo y escuchar atentamente lo que comentan son actividades que te pueden convertir en el proveedor ideal para tu cliente, quien lo pensará muchas veces, si es que lo piensa, antes de irse con otro proveedor.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga
http://finanzaspersonalesalinstante.blogspot.com/

10/1/11

Mis tareas para el nuevo año

Raúl y Miguel se reúnen para revisar los objetivos logrados este año y establecer los del que está a punto de empezar. Concluyen que quieren aumentar las oportunidades de generación de ingresos adicionales a su mesada, mejorar su manera de usar el dinero y aumentar sus ahorros para alcanzar sus sueños. Raúl quiere estudiar mandarín en China al culminar bachillerato, mientras que Miguel quiere vivir un año en Europa.

El comienzo de un nuevo año es una buena excusa para introducir cambios en nuestras rutinas de vida. El fin de año es excelente momento para revisar nuestra situación financiera, evaluar si estamos satisfechos con ella y aplicar medidas que nos acerquen a las circunstancias en las que quisiéramos estar. En función de esto, es necesario conocer muy bien los ingresos, las deudas y el hábito de consumo que tenemos.

Para la mayoría de las personas es muy fácil determinar el monto exacto de sus ingresos mensuales. No es así con las deudas, que requieren de un ejercicio de investigación para conocer montos, fechas de vencimiento, tasas de interés por financiamiento y costos de mora. Si bien, muchas veces es una tarea dura y desagradable, el resultado obliga a poner los pies en la tierra.

La revisión del hábito de consumo es fundamental para identificar desperdicios de dinero que pueden destinarse a pagar deudas o al ahorro. Una manera de hacerlo es llevar una lista diaria, durante un periodo de tiempo que puede ser de un mes, de todos y cada uno de los gastos realizados. Una vez analizada esta información, es posible tomar medidas correctivas que lleven al uso más racional del dinero.

Estas actividades requieren de esfuerzo, disciplina y motivación, siendo de gran ayuda el conocer muy bien la meta que se pretende alcanzar. Si tu objetivo es llegar a final del próximo año sin deudas de tarjetas de crédito, es imprescindible saber con exactitud el monto de la deuda, fecha de corte y de pago y tasa de interés. El cambio de hábito de consumo se convierte en fuente de dinero extra para hacer abonos al saldo adeudado.

En la medida en que conocemos nuestra situación financiera, nuestros hábitos de consumo y nuestras metas, aumentaremos las posibilidades de lograr lo que nos proponemos. Si Raúl y Miguel, a sus quine años, apuestan por lograr sus objetivos para el próximo año, aplicando cambios en sus rutinas, cualquier persona puede introducir cambios financieros en su vida y mejorar su situación financiera.


isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga














Como está tu bolsillo al regreso de vacaciones?

Emilia sigue aprendiendo a controlar sus finanzas personales y cuando Rafael le habló de hacer un viaje de vacaciones pensó que estaba ante una nueva oportunidad de hacer cambios en sus hábitos de consumo. En cada asueto gastaba todo el dinero que tenía a mano y usaba, sin piedad, las tarjetas de crédito. A su regreso pedía préstamos para cumplir con necesidades elementales como la de alimentación y transporte.

Cuando preguntamos acerca de qué hacer para disfrutar de un viaje sin sobresaltos financieros, la respuesta más frecuente saca a relucir la importancia de planificar para conseguir mejores precios en pasajes, alojamiento, actividades de entretenimiento y paseos. Se hace mención, además, a la conveniencia de dejar a una persona de confianza al cuidado de nuestra vivienda, vehículo y mascota.

Nuestro pensamiento se aboca a las actividades de preparación de las vacaciones y al disfrute de las mismas, dejando poco espacio para prever lo que nos espera al regresar a casa. Cuando termina el asueto volvemos a nuestra realidad y nos encontramos con nuestros compromisos, deudas y gastos de rutina que debieron haber sido tomados en cuenta en la etapa previa a nuestra partida.

Se impone incluir, dentro de las actividades de planificación, la revisión del presupuesto rutinario de gastos para hacer las provisiones respectivas. De esta manera, conocemos el monto del dinero que debemos dejar en la cuenta bancaria para realizar compras de alimentos y pagar facturas de servicios, transporte, renta o hipoteca, colegio, pólizas y condominio.

El retorno de las vacaciones no tiene porque ser traumático ni terminar en endeudamiento para satisfacer las necesidades básicas. Una persona precavida no gasta todo su dinero antes y durante un viaje. Hace sus reservas en función de su presupuesto personal y regresa de su merecido descanso llena de ánimo y energía, lista para retomar su ritmo de vida y sus labores profesionales con mucho entusiasmo.

Emilia recuerda como actuaba en el pasado. Se felicita a si misma por su perseverancia en la adquisición de hábitos financieros que le permiten hacer un buen uso de su dinero. Está segura de que disfrutará el viaje con la tranquilidad de que a su regreso no tendrá que buscar dinero prestado, como hacía antes, porque está dejando una reserva suficiente para cumplir con el presupuesto de gastos que ha preparado antes de salir.

isabel.idarraga@gmail.com

De tal padre tal hijo

Norita llega a casa muy callada, algo raro en ella. Carlota sabe que hoy entregaron el boletín de notas y se imagina que hay malas noticias. Mientras que sus hermanos mayores son excelentes alumnos, la niña no es muy aplicada. Carlota y Ernesto hacen un esfuerzo para motivarla. Piensan que una buena educación es fundamental para acceder a mejores posiciones laborales y alcanzar una mayor calidad de vida.
Los padres que procuran que sus hijos cursen estudios superiores están invirtiendo para que, años después, sean hombres libres y útiles a la sociedad. La relación positiva entre el nivel de educación y una mejor inserción en el mercado laboral es uno de los mejores estímulos para que los jóvenes continúen con su formación profesional, una vez culminado el bachillerato.
Así como el nivel de acceso al conocimiento produce una brecha entre los países más ricos y los más pobres, también lo hace en la calidad de vida de las personas. Estudios realizados demuestran que más ingresos y mejor calidad de vida son directamente proporcionales a un mayor nivel de estudios. Con educación, un individuo tiene oportunidades que pueden significar éxito y mayor felicidad.
Carlota y Ernesto opinan que la formación superior proporciona herramientas para la toma de decisiones y solución de problemas, alimenta la confianza y contribuye positivamente en el manejo de conflictos y tensiones. La capacitación contribuye, además, a la formación de líderes que trabajan, con mucha disciplina y tesón, para alcanzar sus sueños e influir positivamente en su entorno.
La enseñanza que reciban nuestros niños les ayudará a escoger lo que quieren en la vida. Cuanto más numerosas sean las oportunidades educativas que tengan mayores serán los conocimientos y habilidades que adquieran. A los padres les corresponde sembrar la semilla de la educación superior en sus hijos desde la más temprana edad para que adquiere alta prioridad en sus vidas.
Carlota y Ernesto, conscientes de su rol en la formación de su hija, la animan a establecer metas futuras y trazar un plan para alcanzarlas. La inscriben en actividades extra escolares y la ayudan a relacionar lo que aprende con la vida diaria. Revisan las tareas con ella, le proporcionan herramientas para estudiar, conversan acerca de lo que desea ser cuando crezca y se convierten en su mayor apoyo.
isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga
hab

Viajero precavido vale por dos

Fernando y Marisol están listos para iniciar su viaje de vacaciones. Han buscado los mejores precios en pasajes y hoteles, hasta han adquirido entradas para obras de teatro y conciertos para aprovechar el ahorro de la compra anticipada. Marisol le cuenta a su papá los detalles, y éste le pregunta por la póliza de viaje. Ella comenta, “no la vamos a comprar porque nada nos va a ocurrir, somos jóvenes y tenemos buena salud”.

Buena parte de los viajeros no considera que las pólizas de viaje sean necesarias. Las perciben como un gasto en exceso, cuya adquisición puede incidir en la realización de una excursión o el alquiler de un vehículo. No evalúan las consecuencias que un accidente o enfermedad puedan tener, sobre todo cuando se está en un país extraño con poco dinero en efectivo y una tarjeta de crédito con límite reducido.

Las pólizas de viajero pretenden aliviar los problemas económicos que se puedan presentar durante el periplo, brindando seguridad en este aspecto. Las mejores son las de empresas que asumen los gastos directamente, evitando así que el asegurado tenga que hacer un desembolso de dinero en el extranjero que deba reclamar al llegar a su país de origen, lo que además, afectaría su presupuesto.

En los últimos tiempos, las coberturas de las pólizas de viaje se han diversificado en función de las distintas situaciones que se puedan presentar, tanto en viajes de placer como en viajes de negocios. Es así como, adicionalmente a la cobertura de gastos médicos, hay servicios por cancelación de viajes, extravío de equipaje, pérdida de equipos electrónicos, apoyo legal y repatriación de restos.

Antes de adquirir una póliza de este tipo hay que evaluar varios aspectos. Si la persona va a viajar más de una vez al año, es más rentable una póliza anual que una por cada salida. Sí se traslada a un país de alto riesgo lluvias y huracanes, se aconseja una póliza que incluya cancelaciones de vuelos o cambios de itinerarios. Si el país de destino es altamente conflictivo, hay pólizas que incluyen servicios de abogados.

Marisol, después de escuchar la explicación de su padre, comprende que no comprar una póliza de viaje podría afectar seriamente los planes en los que ella y Fernando han puesto ahorro de dinero e ilusión. La adquisición de una buena póliza de viaje les brindará seguridad y tranquilidad y, en el caso de una eventualidad, contarán con un respaldo financiero que les permita solventarla.