28/8/12

El origen del patrimonio para emprender


Armando disfruta enormemente cuando comparte sus conocimientos de negocios con personas interesadas en prepararse para la creación de sus propias empresas. Como parte de su colaboración con un instituto de gastronomía del que es accionista, enseña materias relacionadas con temas financieros como obtención de fondos para nuevos negocios, elaboración del presupuesto y manejo del flujo de caja. Su mayor interés es orientar y aclarar todas las inquietudes de sus estudiantes.

Uno de los  primeros aspectos que deben considerar quienes aspiran a ser empresarios  es contar con un capital inicial mínimo. Este, generalmente,  proviene del ahorro que hacen desde que empiezan a percibir ingresos hasta el momento en que deciden tomar el camino del emprendimiento. También puede ser producto de la venta de activos como un vehículo o un bien inmueble. Quizás proceda de una herencia, del aporte de otros accionistas o un préstamo de terceros.

El plan de negocios mostrará los requerimientos para el arranque de la nueva empresa.  Los fondos requeridos se destinarán a la inversión inicial que permita la puesta en marcha y al capital de trabajo para mantener la operación hasta el momento en que se perciba efectivo proveniente de las ventas. La consideración del capital de trabajo es fundamental para no poner en riesgo el negocio durante el ciclo inicial de ventas y cobranzas.

Una vez determinado el monto de la inversión total y cuanto aportarán los socios, se conocerá la cantidad que hace falta y que se solicitará a los bancos. Es escencial identificar el uso que se dará al dinero recibido de instituciones financieras. Los préstamos a largo plazo se destinan a la adquisición de activos fijos como maquinarias, equipos e infraestructura, mientras que el capital de trabajo se apalanca con financiamiento a corto plazo como pagarés o descuentos de facturas.

Aunque los inversionistas posean el patrimonio suficiente para iniciar el nuevo negocio siempre es conveniente evaluar la obtención de  un préstamo, especialmente si las condiciones crediticias son atractivas. Este proveerá experiencia crediticia que puede ser útil en un futuro cercano y permitirá a los accionistas preservar parte de su patrimonio para cubrir emergencias de tipo personal o de otras compañías en las que participa.

Armando hace énfasis en las ventajas de prepararse con suficiente antelación para el momento de llevar a la realidad el negocio soñado. Para ello, el emprendedor de mañana debe ahorrar e invertir, hoy, en activos productivos  como maquinarias, equipos o terrenos, que en el futuro sirvan de aval financiero para solicitar un crédito. Aquel que esté  interesado en emprender  ha de iniciar, cuanto antes, a crear un patrimonio para dar forma a su negocio propio.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk

8/8/12

Todo depende del cristal con que se mire el dinero



Mariela dedica parte de su tiempo a trabajar con una organización que presta apoyo a madres adolescentes. Cada semana ofrece una charla sobre temas que les permitan aplicar cambios positivos en sus vidas para lo cual recibe sugerencias de distintas personas acerca de distintos aspectos a tratar en este espacio. En esta oportunidad, su hija María Fernanda le comentó acerca de una clase en la que le explicaron que es el dinero  lo que la pensar en conversar al respecto en su próxima presentación.

El dinero, en términos tradicionales, es un medio de intercambio que permite llevar a cabo la acción de compra-venta, por medio de la cual los individuos intercambian bienes o servicios para satisfacer sus necesidades. Para algunos es fuente de satisfacción y para otros es motivo de preocupación y angustia. Cuando estudiamos finanzas personales, revisamos nuestra relación con el entorno a través del dinero.

Las personas tienen metas y buscan alcanzarlas con el mejor uso de los recursos con los que cuentan, entre los que se encuentra el dinero. En la medida en que nuestra relación con él es buena, los resultados serán buenos. Si es excelente, los resultados serán excelentes. Si pensar en el dinero es grato, lo trataremos con cuidado. Si, por el contrario, su sola idea nos ocasiona malestar, no nos sentiremos cómodos en su presencia.

El dinero puede ser usado para satisfacer nuestras necesidades, para invertir, para divertirnos y para contribuir con organizaciones que apoyan a personas de escasos recursos. El dinero hace posible la adquisición de activos para construir un patrimonio personal o familiar a lo largo de nuestra vida productiva, permite hacer realidad nuestros sueños y edificar un respaldo financiero para tener una vejez digna. Todo depende de la manera como manejamos el dinero en el presente.

El uso que le damos al dinero es consecuencia de nuestro comportamiento y conocimiento. En la medida en que comprendemos los beneficios que podemos obtener de él y nos interesamos por alcanzarlos, estaremos dispuestos a aplicar los cambios necesarios en nuestros hábitos de consumo para obtenerlos. De allí la importancia de tomar un momento para estudiar temas de finanzas personales y que los padres dediquen un tiempo para enseñar a sus hijos acerca del valor de dinero.

Para Mariela es de gran importancia llevar a estas jóvenes herramientas y recursos que sean útiles para mejorar su calidad de vida. Comparte con ellas las enseñanzas que adquirió de sus padres y que, junto con su esposo, transmite a sus hijos para formar personas dispuestas a trabajar para cumplir con sus sueños. Sabe que en la medida en que estas niñas comprendan que el dinero es un excelente medio para mejorar su situación, se esforzarán por prepararse profesionalmente para adquirirlo.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk

1/8/12

Un fracaso no es más que un paso que nos acerca a la meta



Carlota, una profesional que optó por quedarse en casa al cuidado de los niños mientras estaban pequeños, está consciente de que es momento de regresar al campo laboral. Tiene el apoyo de su marido y sus hijos quienes la alientan a empezar una nueva etapa en su vida, esta vez como emprendedora. No obstante, siente un gran temor al fracaso lo que le ocasiona angustia y le resta energías, las cuales necesita para lograr llevar a buen fin su idea de negocio.

Muchos ven en el fracaso su incapacidad para llevar a cabo una acción de forma exitosa. Otros lo reconocen como un paso que los acerca a su objetivo. Mientras que los primeros se paralizan ante la sola idea de que las cosas salgan mal, los segundos saben que con cada intento están adquiriendo experiencia y conocimiento que serán de utilidad en el futuro.

La decepción puede llevar a personas con una gran idea a no desarrollarla con lo cual la comunidad no disfrutará de lo que podría ser una excelente solución a un gran problema. Puede ser un detonante para que personas talentosas detengan su creatividad porque en el primer intento la realidad estuvo lejos de sus estimaciones. Que diferente sería el mundo si Thomas Alba hubiera pensado que cada uno de los  mil intentos que hizo para inventar el bombillo incandescente era un fracaso.

El fracaso no se elige, sucede. Sin embargo, podemos decidir cómo actuar y que herramientas utilizar para superarlo y dejarlo atrás como una parte de nuestras experiencias. Steve Jobs fue despedido de la empresa que creó, Apple  y, en lugar de refugiarse en su frustración, decidió comenzar de nuevo y fundó Next y Pixar, transformando así su un mal momento en un escalón hacia los grandes éxitos que alcanzaría después.

Es posible aprender de la forma en que los triunfadores enfrentan las experiencias negativas y transforman sus fracasos en victorias. Reconocen que es parte de sus vidas y mantienen una actitud positiva ante la posibilidad de que vuelva a ocurrir Asumen la responsabilidad de lo que hacen y aprenden de sus errores. Siguen arriesgándose y encuentran en la acción el antídoto para reducir el miedo. Mantienen su capacidad de soñar con los pies bien puestos en la tierra.

Carlota escucha las palabras de su esposo e hijos quienes le recuerdan cuanto los ha apoyado cada vez que han fallado y cómo los ha ayudado a levantarse y seguir adelante. Esto la motiva a poner una fecha para el comienzo de su nueva etapa como emprendedora de su propio negocio. Sabe que por momentos fracasará y tendrá ganas de abandonar y, en esos momentos, debe tener presente que el camino es largo y debe recorrerlo para saborear el éxito.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk