22/6/14

El dinero forma parte de la vida

Emilia trabaja, desde hace dos años, en una de las firmas de arquitectura más importantes de su país y se lleva bien con sus compañeros de trabajo. Aún se sorprende ante los problemas que tienen con sus parejas y familiares cuando hablan de dinero. Para ella, conversar de esto es normal pues creció en un hogar donde éste era uno más de los tópicos que se trataban en las pláticas diarias alrededor de la mesa o en el camino a la escuela.

El dinero es, en términos económicos, un conjunto de activos que las personas están dispuestas a usar como medio de pago para adquirir bienes y servicios. Permite cubrir las necesidades del ser humano, mejorar su calidad de vida y asegurar una mayor protección frente a los riesgos que tiene el ser humano cómo enfermar o quedar incapacitado o desaparecer definitivamente el cuadro familiar.

A muchos individuos se les dificulta hablar de dinero con sus seres más queridos pues lo consideran un tema tabú. Sin embargo, los adultos, en cuya infancia era natural participar en planificación de las finanzas de la casa, se refieren a él con toda normalidad, entendiendo que no es algo malo, sino un elemento que forma parte de sus vidas y al que hay que aprender a manejar de la forma más eficiente posible.

Buena parte de quienes crecieron obviando la cuestión del dinero, procuran hacer lo mismo al conformar un hogar. Entran a una comunidad matrimonial en la que no se establecen pautas y reglas acerca de cómo usarlo. Con el tiempo, empiezan los inconvenientes, en  algunos casos, tan graves que llevan al divorcio. Esto ocurre también en el caso de socios que no logran llegar a acuerdos al respecto.

El dinero facilita la realización de metas como cubrir los gastos del día a día, adquirir la casa soñada, enviar a los hijos al mejor colegio y hacer el viaje anhelado. Es un vehículo hacia la libertad financiera, que no es más que no hacer nada que no se quiera, por dinero, y tampoco, dejar de hacer algo que se quiera por falta de él.

Emilia, cuando descubre que las caras largas de sus amigos son consecuencia de discusiones por dinero, no puede evitar hablar acerca de las bondades de ver el dinero como parte de la vida de las personas. Siempre pone el ejemplo de sus padres quienes trataban estos temas con sus hijos y de su pareja, con quién ha llegado a acuerdos acerca de lo que quieren hacer con los ingresos que generan entre  los dos.


isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga