2/10/10

Diferencia entre Gasto e Inversión

Miguel ha venido ahorrando para tomar un curso relacionado con su sueño de dirigir un equipo de fútbol y, justo ahora, cuando tiene el dinero completo, se entera  que su equipo favorito de rock viene a la ciudad. Duda entre mantener su objetivo de ahorro o comprar una entrada para el concierto. Es momento de solicitar apoyo a sus padres para tomar una decisión entre la disyuntiva de invertir o gastar.

El gasto es la compra que satisface necesidades y deseos, tiene poco impacto en la creación de riqueza. Parte de los gastos nos permiten mantenernos en buena forma, realizar actividades profesionales y brindarnos satisfacción. El aire acondicionado en la oficina, el gimnasio y el condominio aportan valor a nuestra calidad de vida, mientra que los gastos en exceso afectan nuestro presupuesto.

Por su parte, la inversión es la vía para incrementar el patrimonio personal o familiar, supone el destinar fondos a la adquisición de bienes con la esperanza de que su valor se incremente en el tiempo o que  generen una renta. La compra de una vivienda, los estudios universitarios, la puesta en marcha de un negocio propio son inversiones que mejorarán el patrimonio futuro de la familia.

Para desarrollar de manera eficiente nuestras finanzas personales, es de gran apoyo la capacidad de diferenciar un gasto de una inversión. Este conocimiento ayuda a la organización y planificación del uso del dinero y la elaboración del presupuesto personal en la búsqueda de unos objetivos previamente establecidos, entre los que se cuentan el incremento del patrimonio personal y la seguridad familiar.
Miguel tiene un objetivo profesional, a pesar de su corta edad, y ahorra dinero para invertirlo en entrenamiento en función de su sueño. Se encuentra con un deseo que quiere satisfacer, cuya consecuencia es la postergación de sus planes a mediano plazo. Luego de analizar las consecuencias de su decisión, finalmente decide continuar su plan inicial y guardar dinero adicional para evitar disyuntivas como la presente.
La línea que separa el gasto de la inversión muchas veces es difusa.  Teóricamente la inversión es un gasto unido a la expectativa de la producción de rendimientos en el tiempo. El gasto resta oportunidades de incrementar el patrimonio personal, por lo que hay que cuidarse de no caer en excesos. La moderación es la mejor alternativa de consumo cuando hay metas claras por alcanzar

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga