6/2/14

Hay amores que cuidan el dinero


Nora y Armando, como pareja, se complementan en muchos aspectos, sin embargo, el origen de la mayoría de sus desacuerdos proviene de cómo se relacionan con el dinero. Armando es bastante cuidadoso al disponer de él, aun cuando le va muy bien en los negocios, mientras que ella no tiene idea en que lo gastó ni cuanto le queda en la cuenta.  Para algunas personas, el dinero es un gran aliado en su vida mientras que para otras, no merece ningún tipo de aprecio o apego.

La forma como vemos el dinero, determina la manera en que lo usamos. El joven que encuentra en el dinero un recurso para alcanzar sus metas, se acostumbra a manejarlo mediante un presupuesto, el cual revisa, por lo menos una vez a la semana. Se ocupa por aprender cómo puede invertir y que son créditos buenos, procura apoyar su seguridad financiera con pólizas (salud, vida, vehículo, vivienda) y ahorra parte de sus ingresos. En fin, adquiere nociones de finanzas.

Quién se lleva bien con el dinero sabe que tener más o mucho no es garantía de felicidad, no obstante, reconoce que no tenerlo hace la vida mucho más difícil. Cuando en un hogar se daña un electrodoméstico la mayor angustia, usualmente, es pensar cuánto puede costar la reparación y sus  implicaciones en el presupuesto familiar. Por esto, vale la pena aprovechar la época en que se produce más dinero para ahorrar e invertir en preparación para un futuro en el que las condiciones nos sean adversas.

Llevar a cabo una actividad profesional que genera poco o ningún placer, solamente por el dinero, a la larga, se convierte en una fuente de desdicha. Al practicar con  pasión un oficio, para el cual se tiene vocación, la tendencia natural es a hacerlo muy bien y, en el camino, comienza a llegar el dinero. Los ingresos provenientes de una actividad que nos gusta son bien recibidos y deberían ser usados con el mismo cariño con el que se han producido.

Una persona que aprecia las bondades que el dinero trae a su vida, trata con mucha responsabilidad el tema de los préstamos. Está consciente de que hay que evaluar la capacidad de endeudamiento antes de solicitar un crédito. Se asegura de hacer uso de créditos buenos que son los que permiten adquirir activos productivos y que, por lo general, implican que al terminar de pagar la deuda, el bien o servicio adquirido valga mucho más de lo que se ha pagado por él.

Armando le demuestra a Nora lo que ha logrado en la vida gracias al aprecio que siente por el dinero, al cual ve como una herramienta para alcanzar los objetivos que se ha propuesto. Le demuestra que, en este momento, pueden disfrutar de una mejor calidad de vida gracias al retorno de los negocios que manejan, producto de la inversión inteligente de lo que se ha ahorrado con ese fin. Para él, mantener una buena relación con el dinero, siempre rinde frutos.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  

Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk