6/5/13

Para superar los obstáculos y alcanzar objetivos, usa tu fortaleza interior



Emilia se angustia al reconocer su irresponsabilidad en el manejo del  dinero. Su novio ha compartido con ella las herramientas y recursos que utiliza.  Sin embargo, avanza un paso y retrocede dos. Un mes cumple con sus obligaciones, al mes siguiente compra cualquier cosa de forma compulsiva y cuando llegan las facturas corre a buscar ayuda. Está convencida que será capaz de superar obstáculos y adquirir disciplina en la medida en que desarrolle fortaleza interior para alcanzar sus objetivos.

La fortaleza es una virtud que nos permite soportar o vencer las vicisitudes y continuar el camino hacia nuestra meta. Provee firmeza y constancia para perseverar en nuestros fines en momentos difíciles. Ayuda a reconocer nuestros recursos y posibilidades así como la realidad que nos rodea. Suministra el impulso para tomar acciones distintas a las planteadas en un principio. Lleva a una madre a explicar al niño porque no se deben comprarle todos los juguetes que hay en el centro comercial.

El mundo actual le da mucha importancia a lo externo y minimiza lo interno que es lo que permite el desarrollo de la fortaleza. Estamos rodeados de personas que se cansan rápidamente, que abandonan sus sueños con mucha facilidad y que se rinden en cuanto ven el primer inconveniente. Pretenden alcanzar sus objetivos en el corto plazo y con poco esfuerzo.  La primera vez que caen se deprimen, se desesperan y no vuelven a intentarlo.  Se rinden

Aquellos que han cultivado la fortaleza interior siempre tienen fuerza para levantarse después de caer y van tras lo que quieren sin que importe el esfuerzo que ello implique. Se proponen ser una mejor persona cada día y se llenan de energía para cumplir con sus objetivos a pesar de los problemas que puedan encontrar. El padre que se ha propuesto dar a sus hijos una mejor educación que la que él tuvo la tiene presente cuando sienten desgano para ir al trabajo.

La fortaleza puede ser incorporada a nuestra vida mediante un entrenamiento diario. Hay que empezar con la alimentación de nuestro espíritu bien sea a través de la oración, la meditación o el amor. El análisis del entorno facilitará la previsión de las dificultades probables y la preparación ante su eventual ocurrencia. Una pareja que hace un presupuesto mensual para el uso de su dinero, tiene una visión clara de las consecuencias de endeudarse más allá de sus límites.

Aceptar la realidad tal como es y tomar conciencia de que no puedes cambiar el pasado y que el presente es la oportunidad para construir el futuro es un ejercicio que Emilia se propone hacer. Igualmente, está consciente que debe  cumplir con sus deberes independientemente de los obstáculos que se le presenten. Empieza con pequeñas tareas como dejar las tarjetas de crédito en casa, guardar una módica cantidad de dinero antes de hacer los pagos. Se dispone a cultivar la fortaleza interior.


Sígueme en Twitter @isabelidarraga