20/1/13

Los motivos poderosos impulsan al logro de nuestras metas


Armando ansía formar una familia con Nora. Sin embargo, antes de hacerlo quiere resolver la incomodidad que le genera su falta de constancia  con las metas que se traza y la forma desordenada como usa el dinero. Pareciera que no ha encontrado la razón que la mueva a esforzarse a tomar el control de sus finanzas personales y plantearse objetivos de vida para su futuro, tanto en lo personal como en pareja. Carece de un motivo poderoso para actuar en función de lo que quiere alcanzar.

La motivación es la voluntad que nos mueve a esforzarnos para cumplir con nuestro plan de vida. Es el impulso que nos lleva a mantener y dirigir nuestra conducta hacia la conquista de un fin que brindará satisfacción a una necesidad particular. Quien considera prioritario para su realización personal aprender a manejar su dinero eficientemente, procurará estudiar temas relacionados con la materia y hará cambios en sus hábitos en función de su meta sin que se trate de un gran sacrificio.

Sin un fuerte estimulo, el deseo de lograr algo no es lo suficientemente grande y las probabilidades de cosechar el éxito disminuyen drásticamente.  Frecuentemente nos cruzamos con personas que hablan de sus proyectos del nuevo año y un mes después no recuerdan que dijeron. Esto ocurre porque no saben lo que quieren y no han encontrado la verdadera razón que los incite a actuar con perseverancia  para superar las dificultades que encuentran en el camino hacia la consecución de sus sueños.

Al establecer tus propósitos es fundamental que identifiques el motor que te inspirará a ser decidido en tus acciones aún en los momentos en que las cosas no salen como esperas. Identifica las necesidades que hay detrás de tu objetivo y conoce que te induce a emprender el camino para conseguirlo. Para la mayoría de los padres  su principal razón son sus hijos y para los jóvenes, un futuro mejor puede ser su mayor impulso.

Sí además de conocer tus metas, identificas tus necesidades y las razones que te estimulan, incrementarás notablemente tu potencial para obtenerlas. Adicionalmente, hay elementos fundamentales  que  nos apoyan para hacer realidad nuestros sueños como un proyecto de vida y los buenos hábitos. Afortunadamente, en estos tiempos hay una amplia oferta de entrenamiento,  cursos presenciales y en línea, libros e información en Internet, para aprender a gestionar la  motivación.

Nora admite que al no contar con  un plan de vida  desaprovecha sus recursos, energías y competencias ante la ausencia de una guía que la oriente en la toma decisiones importantes. Desconoce cuál es su propósito de vida  y las principales necesidades que quiere satisfacer. Acepta el apoyo que Armando le ofrece porque está consciente que para la conformación de un buen hogar es determinante el establecimiento de un proyecto de vida, personal y en pareja.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga