2/4/12

Los padres responsables se anticipan a la llegada de los hijos


Andreína y Argenis sueñan con ser los mejores padres para Carlitos, su bebé de once meses y para dos niños más que esperan tener en los próximos cinco años. Recientemente, como hacen cada año, han analizado su situación financiera para, en función de los resultados, aplicar los cambios que pudieran potenciar el logro de sus objetivos. Para ellos es prioritario asegurar el futuro de sus hijos.

En estos tiempos contamos con buenos medios para cultivar la cultura financiera y las parejas pueden prepararse para la paternidad y el cambio que ésta ocasionará en el presupuesto familiar. Con la llegada de los nuevos miembros a la familia, se generan gastos adicionales relacionados con su manutención, educación, salud, ropa, protección, entretenimiento y ahorro. Los jefes de familia previsivos hacen una planificación financiera con suficiente antelación.

Se imponen modificaciones en la forma de usar el dinero para lo cual es de gran ayuda la revisión de las metas financieras así como la utilización de recursos como las compras inteligentes que permitan la adquisición de los bienes y servicios realmente necesarios al mejor precio. No hay que dejar para el final la decisión en cuanto a quién o  donde cuidarán de los infantes sí la madre va a retomar sus actividades laborales o si cambiará la rutina profesional para estar más cerca de los niños.

Adicionalmente, es imperativo que los progenitores se preparen para eventualidades que comprometan seriamente sus ingresos. Para ello se adquieren pólizas de salud que cubran gastos ocasionados por accidentes o enfermedades, pólizas para proteger la inversión en la vivienda principal y vehículo. Es imprescindible la contratación de  pólizas de vida que provean efectivo ante la ausencia definitiva del padre o la madre y que sustituyan su aporte al hogar ante una posible incapacitación para trabajar.

Por otra parte, se hace necesario el ahorro para contar con un fondo para emergencias como el daño de la nevera o la cocina, para construir un plan de retiro en el largo plazo y  para la adquisición de activos productivos como bienes inmuebles o un negocio propio que hagan posible el incremento del patrimonio familiar a lo largo de la edad productiva de los jefes del hogar. En este aspecto es muy importante tener en cuenta que la base de las inversiones es el ahorro.

Al principio de su matrimonio, Andreina y Argenis leyeron sobre temas de finanzas personales y acudieron a varios talleres sobre la materia. Pensaban que era complicado y, una vez que iniciaron el camino, se dieron cuenta que al tener metas claras, conocer su situación financiera, contar con cultura financiera  y amar a sus hijos, las tareas se simplificaban. Hoy, están satisfechos de los objetivos alcanzados en la vía para ser los mejores padres para sus prole.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk