13/3/12

Con cada meta que te trazas te acercas más al éxito



Luisa sonríe cuando cuelga el teléfono. Le han llamado del banco para avisarle que ha sido aprobada la solicitud de crédito hipotecario introducida por ella y su  pareja, Ernesto. Inmediatamente lo llama para darle las buenas nuevas y él dice: “Valió la pena dejar el viaje a la Copa América para después y haber usado ese dinero para sumar al fondo de los gastos administrativos que este préstamo generará”. Ambos se sienten muy complacidos por hacer realidad lo que hasta hace tres años era un sueño.

Cuando una persona  o una familia celebran el logro de un objetivo también aplauden el haber transitado el camino hacia la meta y los sacrificios que realizaron. Al hacer un recuento de los recursos utilizados podemos observar que son los mismos que están presentes en toda historia de éxito. El comienzo es un sueño que se transforma en objetivo, se identifican los pasos a seguir, los recursos necesarios y el esfuerzo y perseverancia requeridos para hacerlo realidad.

La senda se inicia con una ilusión como el querer casa propia, un vehículo o convertirse en emprendedor. Muchas personas se quedan en ese estado mientras que, afortunadamente, un gran número se empeña en hacerlas realidad y logra con ello transformaciones en el mundo. Las metas inteligentes son el principio de la ruta y deben estar descritas con la mayor cantidad de detalles para conocer su  costo, tiempo de ejecución y el procedimiento a llevar a cabo para hacerlas realidad.

Sin embargo, una meta inteligente no es suficiente. Hace falta agregar acción lo que demanda de cada uno de nosotros la aplicación de una energía que proviene de las fortalezas personales de cada quien. Se requiere fuerza de voluntad para vencer obstáculos,  perseverancia para alcanzar el norte establecido, creer firmemente en que se logrará el  cometido, entusiasmo para mantenerse en la vía e identificar las oportunidades existentes en cada problema que se presenta.

Ahorrar para completar la cuota inicial llevó a esta pareja a aplicar un plan de ahorro estricto, planificar las compras y olvidarse de gastar en lo que está fuera de presupuesto. Esto no significa que no hay espacio para el entretenimiento sino, por el contrario, encontrar alternativas con mejor relación precio-valor. Ellos aprovecharon los conocimientos de finanzas personales adquiridos, los pusieron en práctica y comprobaron que funcionan para la construcción del patrimonio familiar.

Para celebrar este gran acontecimiento, Luisa y Ernesto preparan una parrilla a la que invitan a los seres queridos con los que quieren compartir este logro, el primero de gran relevancia en su vida de pareja. Ya les contarán de sus nuevas metas, como la adquisición de un vehículo nuevo, iniciar un plan de ahorro, tener dos hijos, estudiar y empezar un negocio propio. Sus metas son el norte al cual dirigen sus mejores esfuerzos y  pensar en la gratificación por el logro es la retribución esperada.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga 
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk http://finanzaspersonalesalinstante.blogspot.com/