31/8/11

La educación de los niños no se deja al azar

Andreina acompaña a Raquel a hacer las compras de útiles escolares y uniformes de sus dos hijos y observa que lleva una lista de lo que va a adquirir con los precios y el nombre de los establecimientos a visitar. Mira como revisa con cuidado la ropa y zapatos y busca la mejor relación precio valor de cada bien a adquirir y piensa que debe aprender para cuando ella y Argenis tengan niños en edad escolar, etapa que durará unos cuantos años.

La educación de los hijos es un tema que hay que tomar con mucha seriedad porque se trata de las herramientas, recursos y conocimientos que les ayuden a destacarse dentro del campo profesional en el que se vayan a desempeñar cuando sean adultos. Se debe considerar como una partida fija dentro del presupuesto familiar aún antes de convertirnos en padres, sobre todo en esta época en que la etapa educativa comienza a muy temprana edad y culmina, por lo menos, con un postgrado.

Gran cantidad de padres olvidan, cuando termina el año escolar que en dos meses comienza el siguiente, lo que implica volver a comprar materiales, uniformes, zapatos y el pago de la inscripción en el colegio. No hacen previsiones para estos gastos, usan todo el dinero del bono vacacional en el paseo de vacaciones y si reciben parte de las utilidades a mitad de año o una bonificación extraordinaria, no piensan que pueden reservar una parte para el inicio del próximo curso.

Los padres que comprenden que estos gastos formarán parte del presupuesto familiar durante muchos años buscarán la manera de hacer las reservas pertinentes. Con esto aseguran que, cada año, los niños lleguen a clase con todos los útiles necesarios y que, además, puedan participar en alguna actividad extraescolar como estudiar otro idioma, lo que se ha convertido en parte de la educación mínima con la que un niño debe contar.

Las compras inteligentes consideran aspectos como, por ejemplo, tener en cuenta que mientras mejor sea el material de los uniformes y zapatos mas lavadas van a resistir sin perder la forma y el color. La adquisición al mayor de cuadernos, lápices y creyones puede ser la alternativa para conseguir mejores precios por lo que vale la pena hacerla en grupo con otros padres. Acudir a los centros de intercambio de libros es una alternativa para atenuar el impacto al bolsillo del inicio de cada año escolar.

Definitivamente, piensa Andreína, tengo que aprender mucho acerca de los requerimientos que una buena educación exige en términos monetarios, sin considerar el tiempo que hay que dedicar a apoyar a los niños para que adquieran disciplina en el uso de los materiales escolares y el hábito de estudiar como parte de sus vidas. La educación de los hombres del mañana es una tarea que debe asumirse con mucha responsabilidad si queremos que sean ciudadanos felices.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga
http://finanzaspersonalesalinstante.blogspot.com/