21/3/11

El capital de trabajo, un aliado de la empresa

Emilia, una vez superada su crisis económica causada por su adicción a las compras compulsivas, se encuentra ante un problema similar en su empresa, un pequeño spa, ubicado en un centro comercial de alta rotación. Ileana, su socia, le comenta que el Capital de Trabajo es insuficiente y Emilia siente la conveniencia de aprender más al respecto si quiere alcanzar el objetivo planteado al crear su negocio.

El capital de trabajo mide la capacidad de una organización para realizar sus actividades operativas en el corto plazo. Se calcula, restando el total de pasivos circulantes al total de activos circulantes y es una herramienta de análisis de la situación de la empresa. Nos encontrarnos con un capital de trabajo positivo cuando el activo circulante es mayor que el pasivo circulante, en caso contrario, el capital de trabajo es negativo.

Un capital de trabajo positivo refleja la capacidad de un negocio para cumplir con las obligaciones a corto plazo. La fábrica de zapatos cuyo activo circulante, que incluye cuentas por cobrar a clientes, inventario en materia prima y efectivo en banco, es mayor que sus deudas a corto plazo, es un ejemplo de esto. Un capital de trabajo negativo es una invitación a tomar acciones para corregir tal situación.

Los principales activos circulantes que hay que cuidar son el efectivo, las cuentas por cobrar y los inventarios. Para ello, es fundamental utilizar un flujo de caja, evitar compras no presupuestadas, ejecutar una labor efectiva de cobranzas y planificar la producción de manera de adquirir la materia prima o materiales necesarios, sin caer en compras en exceso o insuficientes.

En cuanto a los pasivos, es recomendable manejar un presupuesto de producción, hacer un análisis de los proveedores para aprovechar los mejores precios, calidad, tiempo de entrega y garantía, producir en función del estimado de ventas, pagar a tiempo para evitar gastos de intereses de mora, especialmente de instituciones financieras y evitar compras e inversiones antes de analizar las posibilidades reales de pago.

Emilia e Ileana comprenden que es muy importante, para el desarrollo de su emprendimiento, manejar con cuidado su capital de trabajo de forma tal de contar con la solvencia suficiente para enfrentar las situaciones difíciles. Para ello deben poner mucho cuidado en el tratamiento que le dan a sus activos y pasivos circulantes de manera de mantenerlos en un nivel razonable.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga