16/2/11

El flujo de caja como apoyo en tu negocio

Andreína está decidida a abrir su propia agencia de publicidad en el plazo de un año y cuenta con una socia, su compañera de trabajo y amiga, Regina. Ambas están inmersas en la elaboración de un plan de negocios para conocer la viabilidad de su idea y, como parte del mismo, participan en la preparación de un Flujo de caja. En ese momento preguntan a su asesor acerca del uso que se le puede dar a todos esos números

El Flujo de caja muestra las entradas y salidas de dinero en una organización en un momento dado. Los ingresos provienen de las ventas, los aportes de préstamos financieros, de terceros o de socios, y los egresos están conformados por compras de materia prima, mano de obra, gastos de administración y ventas, pólizas, impuestos, gastos financieros, pagos de préstamos y de dividendos a los socios

En su preparación, los responsables de la empresa se ven forzados a revisar, conocer y comprender las cifras resultantes de la gestión de la organización; incluso deben hacer un ejercicio de cara al futuro para proyectar los resultados en el corto y mediano plazo de forma tal de utilizar esta información para planificar las acciones a tomar en cada uno de los escenarios posibles.

Mientras el Flujo de caja es negativo la gerencia se ocupa de buscar recursos para ejecutar las operaciones propias de la compañía de manera de mantenerse en el mercado. Mientras que en épocas de excedente de efectivo el momento es propicio para ejecutar inversiones, bien sea para ampliar el negocio o para incursionar en nuevos segmentos de mercado.

Ante la estimación de un Flujo de caja negativo, se aplican medidas como suspender nuevos proyectos, vigilar la calidad de servicio, detectar posibilidades de negocios en la cartera de clientes existentes, explorar nuevos mercados, revisar los gastos, negociar tarifas con proveedores y clientes, cuidar el ciclo de cobranzas y el uso de efectivo, controlar los inventarios.

Una vez culminado el ejercicio de elaboración del Flujo de caja, Andreína y Regina se dan cuenta que su visión de su emprendimiento es diferente. Han reconocido variables no consideradas en su idea inicial y han aprendido que cuentan con un instrumento capaz de mostrar con cierta anticipación, las distintas circunstancias que afectarán a su empresa, lo cual les permitirá tomar la mejores decisiones.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga