11/11/13

Elementos de planificación financiera familiar

Juan le cuenta a Mariela, su esposa, que descubrió, en la reunión de revisión anual del estado de los productos de planificación financiera familiar, que hay áreas en las que hace falta tomar medidas. Juan y Mariela no habían considerado que al aumentar su patrimonio se incrementa el monto de impuestos sucesorales a pagar ante el fallecimiento de uno de los dos.

La planificación financiera familiar permite adoptar las mejores decisiones financieras en el presente para alcanzar los objetivos planteados en el corto, mediano y largo plazo. Para los padres de niños pequeños, la educación de sus hijos es uno de los sueños más importantes y, con el paso de los años, econtar con un patrimonio para la fecha del retiro es una gran preocupación.

La planificación financiera  se fundamenta en la práctica de hábitos de buen uso del dinero, los cuales son el ahorro de una parte de los ingresos recibidos, el presupuesto mensual de gastos para controlar el uso del dinero y el establecimiento de metas a corto, mediano y largo plazo para tener un norte hacia dónde dirigir los esfuerzos. A esto se añade otro elemento importante, adquirir activos productivos.

La planificación financiera comienza en el momento en que el adulto joven empieza a recibir ingresos. Procura cubrir sus necesidades de alimentación, vivienda, transporte, salud y entretenimiento. Descubre que debe proteger los bienes que compra y a sí mismo, mediante la contratación de pólizas de salud, vehículo, vivienda y vida. Además, se da cuenta que requiera contar con fondos suficientes para su jubilación.

En la medida en que va creciendo profesionalmente, se hace de activos productivos, como bienes inmuebles o moneda dura, que se revalorizan en el tiempo y conforman el patrimonio personal, el cual se convierte en familiar con el inicio de un nuevo hogar.  Es fundamental que, en la medida en que el capital se incrementa, se tome en cuenta que aumenta el monto de impuestos sucesorales.

Juan sabe que debe calcular el importe del impuesto sucesoral que corresponderá pagar a su familia en el momento en que él o su esposa fallezcan y, además, buscar una alternativa financiera que facilite el efectivo para atender este gasto. Está convencido de que una póliza de vida es una vía para proveer el efectivo necesario para cubrir los gastos que surgen cuando uno de los jefes del hogar se ausenta definitivamente,



isabel.idarraga@gmail.com

Sígueme en Twitter @isabelidarraga