4/9/12

Recorriendo el camino hacia un nuevo negocio



Armando, ha solicitud de los alumnos del instituto de gastronomía del que es accionista y profesor, prepara una clase en la que explicará que hay en el camino hacia la creación de una empresa. En su trayectoria profesional ha visto a muchas personas empezar un negocio con grandes expectativas y, en pocos meses, se ven obligados a cerrar porque ignoraron aspectos imprescindibles para su funcionamiento, tales como el registro de una patente o la aplicación de normas de seguridad.

El principio de todo emprendimiento es una idea que surge en la mente del alguien con la intención de resolver un problema específico. Es imperativo hacer una investigación preliminar para determinar la demanda y oferta del producto o servicio y conocer la factibilidad de establecer un proceso productivo a partir de la tecnología y recursos disponibles. Los teléfonos celulares surgieron para satisfacer la necesidad de comunicación del hombre en cualquier lugar y momento a partir de la telefonía fija.

La idea por sí sola no es suficiente. El emprendedor debe estar lo suficientemente  motivado como para salir de su zona de confort  y aventurarse a arrancar una empresa nueva. En este punto tiene que estar seguro de que su estímulo proviene del deseo de hacer realidad un sueño como poseer un negocio propio o  hacer lo que le apasiona. En muchos casos, se toma la decisión para huir de una situación incómoda como un jefe castrador o un ambiente laboral inhóspito sin analizar las consecuencias.

Quien decide iniciar una empresa propia ha de preguntarse si se está dispuesto a afrontar este reto por si solo o si le hace falta un compañero para repartir responsabilidades y sumar esfuerzos. La búsqueda de un socio debe obedecer a objetivos claramente definidos para evitar caer en relaciones que, en el futuro, pongan en peligro la continuación del negocio. Algunas veces se acepta un socio porque falta de dinero sin tomar en cuenta sus características personales o profesionales.

Luego vienen las consideraciones de carácter técnico como los requerimientos de materia prima o nivel técnico del capital humano, marco legal y procedimientos administrativos. Esto es lo que conforma un Plan de negocios que permitirá, además de la evaluación técnica  y financiera, contar con un documento para presentar a las instituciones financieras a la hora de solicitar un crédito para el arranque de la compañía.

Mientras más conocimiento se tenga acerca del nuevo negocio y el entorno en el que se llevará a cabo, el emprendedor disminuirá su nivel de incertidumbre y tendrá mayor seguridad en lo que hace. Sin embargo, advierte Armando, esto no lo librará de obstáculos y situaciones difíciles como la escasez de materia prima o un conflicto laboral que ameriten tomar decisiones importantes de forma rápida. Así es la vida del empresario, unos días son buenos y otros días son mejores.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga  
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk