30/11/11

La realidad a la que se enfrenta un emprendedor



Argenis, en su preparación para emprender un negocio gastronómico quiere conocer de parte de su amigos, Rafael Valdivia, los aprietos que ha superado para llevar su idea a la empresa que tiene hoy en día, la cual ocupa un lugar interesante del mercado gracias a la aceptación que han tenido sus  productos. Está consciente que en el camino que quiere tomar habrá momentos difíciles que pondrán  a prueba su determinación a seguir adelante con su emprendimiento.

Cuando hablamos de un emprendedor, imaginamos a una persona siempre positiva, llena de energía y dispuesta a afanarse para convertir su sueño en realidad. Sin embargo, pocas veces pensamos en las dificultades que encuentra en su día a día y mucho menos nos detenemos a analizar como hace para lidiar con ellas sin que afecten su pasión por su negocio. Estos obstáculos pueden tener su origen dentro de sí o provenir del ambiente en el que se desenvuelve.

Las trabas internas son consecuencia de su personalidad, la influencia familiar, la educación que ha tenido y el ambiente en el que ha vivido. Algunas personas viven día a día con miedo a la incertidumbre y  se creen incapaces de solucionar problemas. Otros tienen poca creatividad o les cuesta motivarse. Hay quienes carecen del conocimiento técnico para comprender procesos operativos y los que tienen  no saben trabajar en equipo o delegar.

Los inconvenientes externos son propios del lugar en el que opera la empresa y están determinados por aspectos como el marco regulatorio y las características del mercado. La burocracia incide en el tiempo que se debe dedicar a cualquier trámite mientras que la falta de información complica actividades que pudieran ser sencillas. El acceso a financiamiento, el marco legal  y la escasa infraestructura  limitan iniciativas y hasta obligan a cambiar los planteamientos iniciales.

A pesar de estos impedimentos, el emprendedor sigue existiendo porqué su deseo de hacer realidad su sueño es tan grande que le da fuerzas para seguir adelante. Una vez que aprende a identificar de donde viene el impedimento puede evaluar con que recursos cuenta para superarlo y cuál debe ser la actitud para que no afecte su propósito de seguir adelante a pesar de las dificultades. Hace falta disciplina y serenidad para tomar las decisiones correctas y no dejarse apabullar por los conflictos.

La conversación con Rafael ha sido de mucho provecho para Argenis quien está consciente de que los objetivos se alcanzan con trabajo, dedicación, perseverancia y foco en la meta. Sabe que un empresario puede encontrarse un día con una grave amenaza para su negocio y tiene que mantener la calma para analizar cuidadosamente las opciones disponibles para salir airoso. Sabe que no es fácil, pero también sabe que la sensación del logro alcanzado bien vale la pena el intento.

Sígueme en Twitter @isabelidarraga
Grupo facebook http://goo.gl/ZLbk