13/8/11

El rol de las pólizas en la gestión de un negocio


Un grupo de curiosos se agolpa frente a los restos de lo que hasta anoche era el mejor restaurant de la ciudad, el cual fue devorado por un incendio. Los trabajadores del local, amigos y relacionados se preguntan cuánto costará su reconstrucción. Alguien indica que el seguro pagará una indemnización a lo que otra persona replica que los accionistas requerirán de fondos, propios o de terceros, porque no adquirieron pólizas de seguro pensando que nada malo les ocurriría.

Nuestros bienes están expuestos continuamente a situaciones que pueden afectar su desempeño. Acciones de la naturaleza como terremotos y lluvias torrenciales, actuaciones de terceros como el vandalismo y el robo, perturban su buen funcionamiento e incluso pueden ocasionar la pérdida total de su operatividad. Las pólizas surgieron ante la necesidad de proteger el valor de nuestros bienes ante posibles daños.

En general, todos los bienes son asegurables en cuanto existan y tengan un valor. En el caso del restaurante incendiado, sus accionistas pudieron haber asegurado los equipos, mobiliario y edificación ante riesgos de hechos como el sucedido. Mediante el pago de una prima a una empresa aseguradora reconocida hubieran adquirido el derecho a una compensación por los perjuicios sufridos a causa de este incidente que ocurrió en el momento menos esperado.

Hay varios tipos de pólizas, en función de lo que se quiere proteger. Las compañías aseguradoras están innovando constantemente para responder a las necesidades del mercado. Las hay de seguros marítimos, transporte, vida, salud, incendio y otras eventualidades como terremotos, inundaciones y vandalismo, automóvil, lucro cesante, robo y asalto, fidelidad de empleados y responsabilidad civil, entre otros. Incluso, existen pólizas de vida y patrimonio.

Los emprendedores comprometidos con sus organizaciones incluyen dentro de su estructura de costos los importes correspondientes a la adquisición de las distintas pólizas de seguro para cubrir el valor de los bienes que conforman sus negocios. Los pagos de las primas garantizan la protección de su inversión en el caso de que sufra daños que alteren su funcionamiento, parcial o total. Es más fácil seguir adelante cuando se recibe un pago que permita reparar o reponer los equipos averiados.

Es importante hacer énfasis en la conveniencia de que los emprendedores conozcan cómo funcionan las pólizas de seguros. Es imprescindible que busquen una buena asesoría para adquirir la protección suficiente para salvaguardar el valor de sus bienes con pólizas emitidas por empresas aseguradoras solventes. Aún cuando no sean expertos en la materia, los dueños de negocios son responsables de la protección de su patrimonio.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga