1/3/11

Nuestra salud incide en nuestro desempeño

Carlota reconoce que ha sido muy descuidada con su salud, a pesar de que el médico le recomendó hace dos años cuidar su dieta alimenticia, hacer ejercicios y, de ser posible, buscar una actividad que le de satisfacción. En los últimos meses no se ha sentido bien y, atendiendo a un llamado de atención de su esposo Ernesto, decide visitar al doctor para conocer el origen de su malestar.

Dolencias pequeñas se transforman, con frecuencia, en males mayores que hubieran podido evitarse de haber tomado medidas preventivas y los tratamientos prescritos por los galenos. A esto se suma, la práctica frecuente de la automedicación que nos lleva a tomar con seriedad las sugerencias de familiares y amigos, a quienes se les escucha más que a un profesional especializado en la materia.

Estos problemas de salud a los que no se les presta atención pueden derivar en dolencias que afectan la actividad diaria de las personas, ocasionando pérdidas económicas en hogares y empresas. Esas horas no trabajadas inciden en el cumplimiento de nuestros objetivos y afectan nuestro entorno, sin embargo no tomamos conciencia de los costos que acarrean ya que son difíciles de medir.

Una caries incipiente culmina con una extracción de un molar que requiere que el paciente tome dos días de reposo. En el caso de un ama de casa, esto puede significar que su hijo no prepare el trabajo que debe llevar al colegio al día siguiente, mientras que en una pequeña empresa puede incidir en la culminación a tiempo del primer pedido de ese cliente importante que hace su primera compra.

Es responsabilidad de los adultos vigilar sus hábitos de alimentación, ejercicio y actitud ante la vida en general en procura del disfrute de una buena salud, necesaria para cumplir con los compromisos personales, familiares, laborales y sociales. Y es su obligación enseñar a los niños a llevar una vida sana en la que la se incluyan visitas regulares al médico como parte de medidas de prevención de problemas graves de salud.

Carlota escucha en silencio a su médico quien le indica que, luego de ver los resultados de sus exámenes, tiene malas noticias, se ha convertido en pre diabética. De ahora en adelante debe prestar mucha atención a su estilo de vida si quiere seguir acompañando a su esposo en la educación de sus tres hijos, su gran objetivo. Si antes no cuidó de su salud, ahora tomará en serio las recomendaciones del doctor.

isabel.idarraga@gmail.com
Sígueme en Twitter @isabelidarraga
dolnecias, exámenes